Protección Civil facturó siete veces más gasto por vehículo que la Policía Local

Vehículos de Protección Civil de Gijón, en una imagen de archivo. / JOAQUÍN PAÑEDA
Vehículos de Protección Civil de Gijón, en una imagen de archivo. / JOAQUÍN PAÑEDA

La auditoría municipal considera que los 27.972 kilómetros declarados en cinco meses «superan cualquier análisis racional»

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Los tres vehículos de Protección Civil recorrieron 27.972 kilómetros en los cinco primeros meses de 2017. O, lo que es lo mismo, la distancia comprendida entre Gijón e Indonesia, ida y vuelta. El informe municipal sobre los gastos del voluntariado recoge que durante ese tiempo únicamente se requirieron sus servicios para reforzar el dispositivo de seguridad de la Cabalgata de Reyes y del desfile de Carnaval.

La presuntas anomalías con los vehículos no queda solo en el kilometraje, sino que se extiende a las facturas de combustible presentadas. La auditoría señala que el gasto en gasolina de cada coche de Protección Civil es siete veces más que el de cada uno de los 54 vehículos de la Policía Local. «Si tenemos en cuenta el gasto en combustible de 8.846 euros de enero a agosto, supone un consumo medio de 1.105 euros, según el informe de Intervención, mientras que el gasto medio de un coche de Policía Local es de 146 euros, es decir, que ese consumo de Protección Civil permitiría a 7,56 vehículos de Policía Local patrullar las calles de la ciudad a tres turnos», señala el jefe de la Policía Local, Alejandro Martínez Gallo. «El gasto es desproporcionado y supera cualquier análisis racional», abunda. «Siendo magnánimos, en ese gasto debería ser eliminado el equivalente al turno de noche del gasto, ya que en ese periodo los vehículos de la agrupación de voluntarios no circulan por las vías ni se les requiere», apostilló.

DATOS DEL INFORME

Tareas
«Incumplimiento absoluto de las tareas encomendadas».
GPS
«Incumplimiento del convenio para su instalación».
Horas
«Incumplimiento absoluto del cómputo de horas a realizar por cada voluntario o la no adecuada justificación de las horas».
Gastos
«Intento de justificar actividades como subvencionables cuando no lo son».

En el pormenorizado informe que se presentó a los grupos municipales en la comisión especial de Protección Civil, solicitada después de que el gobierno municipal decidiese hace dos meses asumir la gestión directa, se recogen numerosos tickets de gastos «fuera del concejo no autorizados debidamente», tales como comidas en restaurantes y peajes. La agrupación de voluntarios de Protección Civil del Ayuntamiento se circunscribe al concejo de Gijón, salvo excepciones en las que, previa autorización municipal, pueden desplazarse como apoyo en un evento para el que se les reclame.

«Se desconoce por qué los voluntarios reciben cantidades de dinero en contra del convenio»

Entre los «gastos que por naturaleza no serían subvencionables al no estar relacionados con la actividad objeto de la subvención», están las continuas compras en unos grandes almacenes de la calle de Ramón Areces, gastos en confiterías, floristerías, en funerarias, mercerías o empresas de jardinería. En referencia a este último ámbito, desde Vaema, empresa que gestionaba el voluntariado, se presentaron en febrero de 2009 facturas por importe de aproximadamente 1.200 euros relativas, supuestamente, a material de señalización. El informe de Intervención especifica que «la señalización es únicamente competencia de la Policía Local y no puede ser considerado como gasto necesario para el cumplimiento del servicio».

Aguinaldos

El informe municipal pone también en duda los denominados «aguinaldos», o cuantías económicas que oscilaron entre los 200 y los 600 euros que recibían de forma prácticamente continua los voluntarios, que como su propio nombre indica y viene recogido en el convenio, deberían desempeñar de forma altruista y sin remuneración alguna. «Durante los diez años analizados, Vaema ha realizado contrataciones de personal (entre los que se encuentran los dos hijos del jefe de la agrupación, Bernardo Canga) y a quienes, además de las nóminas, se les entregan cantidades monetarias en forma de ayudas o becas, desconociendo la razón y transgrediendo absolutamente la filosofía y articulado del voluntariado. Se desconoce por qué a determinados voluntarios se les entregan esas cantidades y por qué son diferentes, tanto en cuantía como en frecuencia, pero fuera como fuera, todo esto contraviene el convenio» señalan.

Fotos

Vídeos