Protesta vecinal en El Llano contra la apertura parcial de La Serena

Vecinos y concejales, durante la concentración en el parque. /  D. MORA
Vecinos y concejales, durante la concentración en el parque. / D. MORA

El PSOE critica que los juegos infantiles sigan sin licitar y el PP recuerda que «no hay obra en Gijón que no sufra percances»

I. VILLAR GIJÓN.

Varios vecinos del barrio de El Llano se concentraron ayer en el parque de La Serena para manifestar su malestar por el resultado de la obra de reforma de este espacio y su apertura parcial, sin juegos infantiles. En el acto estuvo presente el portavoz del grupo socialista, José María Pérez, quien consideró que «no existe ninguna justificación para que una obra que iba a durar cuatro meses se haya prolongado más de un año, ni para que los juegos infantiles estén todavía sin licitar». Consideró que «la responsabilidad de todo esto es exclusivamente del equipo de gobierno, que ha sido incapaz de planificar una obra tan sencilla como esta».

Los vecinos también recibieron el apoyo de representantes del PP de Gijón. Su portavoz municipal, Mariano Marín, recordó ayer que el malestar en El Llano por «la tomadura de pelo de La Serena» se suma a otros problemas relacionados con las obras públicas en la ciudad. «No hay ninguna que no sufra un percance, un retraso, una mala ejecución o que incluso tenga que repetirse. Es una piedra con la que el equipo de gobierno choca constantemente». El concejal del PP recordó casos como los de la calle Aguado, el Kilometrín, la parcela central del Polígono o la remodelación de Marqués de San Esteban, «donde siguen con retoques infinitos y veremos al tiempo si no hay que levantar de nuevo el pavimento. Si pasa todo esto con obras tan sencillas, no quiero ni imaginar qué habría ocurrido con actuaciones más importantes como las reformas de Pablo Iglesias y Manuel Llaneza. El caos sería total».

Señaló que desde 2013 se han impuesto a las empresas penalizaciones por incumplimientos por un importe de 260.000 euros, «dejando al margen casos vergonzosos en los que el propio Ayuntamiento tuvo que pagarles para que dejaran la obra y se marcharan». Y consideró que «al equipo de gobierno se le está escapando de la mano la ciudad».

También se refirió al desistimiento de 41 comunidades de vecinos a las ayudas para fachadas que tenían solicitadas. «Nos tememos que el Ayuntamiento ha vuelto al viejo truco de pedir papeles imposibles con los que los solicitantes no pueden cumplir».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos