Cincuenta locales de ocio de Gijón colaborarán con el protocolo contra las agresiones sexistas

Las admnistraciones, partidos políticos, fuerzas de seguridad, hosteleros y numerosos colectivos de la ciudad se unieron para presentar el protocolo contra el sexismo. / DANIEL MORA
Las admnistraciones, partidos políticos, fuerzas de seguridad, hosteleros y numerosos colectivos de la ciudad se unieron para presentar el protocolo contra el sexismo. / DANIEL MORA

Moriyón asegura que «solo con el rechazo y la implicación de todos podremos hacer frente a esta lacra social»

Iván Villar
IVÁN VILLARGijón

«Ninguna agresión es pequeña. No seas cómplice y actúa». Es uno de los mensajes centrales de la campaña puesta en marcha por el Ayuntamiento de Gijón para luchar contra las agresiones sexistas en los espacios de ocio y que incluye un protocolo sobre cómo deben actuar ante estas situaciones tanto las mujeres como los hombres, los responsables de los locales de hostelería y la ciudadanía en general. La iniciativa cuenta con la colaboración de la patronal de hostelería y turismo Otea, que ya ha preseleccionado medio centenar de establecimientos en los que se exhibirán carteles y pegatinas -en los baños entre otros lugares- advirtiendo a sus clientes de qué comportamientos se pueden considerar agresión sexista y aconsejando sobre cómo responder ante ellos. Su personal, además, recibirá la formación necesaria para identificar estas prácticas y actuar de la manera más conveniente.

La campaña no se limitará a bares y discotecas. También cubrirá celebraciones al aire libre como las fiestas de San Xuan, la Semana Negra y la Semana Grande y otros eventos multitudinarios como el festival Tsunami Xixón. Los viernes y sábados, así como en festivos especiales, la oficina de turismo del espigón de Fomento hará las veces de punto de información y asesoramiento, con dos especialistas que, desde la medianoche hasta las dos de la madrugada, ofrecerán apoyo y orientación sobre violencia machista con el fin de prevenir agresiones.

También el Conseyu de Mocedá, a través de sus voluntarios, trasladará el mensaje del «'no' es 'no'» a aquellos eventos en los que participe. Y las asociaciones de vecinos han manifestado su interés en hacer lo propio en las fiestas de barrios y parroquias, previo asesoramiento y de acuerdo a las directrices que marque el equipo técnico. Finalmente dos autobuses de EMTUSA lucirán durante todo el año en su exterior el lema 'Gijón no tolera las agresiones sexistas', con indicaciones sobre qué hacer frente a ellas.

Piropos e invasión del espacio

La campaña advierte de que las agresiones sexistas «pueden tener diferentes formas», ya sea a través de «supuestos 'piropos', invasión del espacio personal, tocamientos, acoso, insultos, agresión sexual, intoxicación para anular la voluntad de la mujer o violación». Destaca que «las fiestas y espacios de ocio son lugares de divertimento para todas las personas» en los que «ningún hombre tiene derecho a violentar a una mujer». Y advierte de que «nada justifica un comportamiento abusivo, ni el alcohol, ni las drogas, ni el deseo de él de ligar con ella».

A ellas les recuerda que tienen «derecho a divertirse, bailar, coquetear y ligar, pero sobre todo a cambiar de opinión. Aunque hayas empezado un contacto afectivo o sexual con un hombre, si en algún momento no quieres continuar, siempre tienes derecho a decir 'no'». Añade que nadie tiene por qué juzgar su forma de vestir, tocar ninguna parte de su cuerpo sin su consentimiento ni obligarlas a hacer lo que no quieran. Les recomienda no perder nunca de vista sus bebidas ni beber de otras, para evitar sustancias que puedan anular su voluntad, y en caso de agresión sexual les insta a buscar ayuda y denunciar.

Advertencias y recomendaciones

Para las chicas y mujeres.
1. Nadie debe juzgar cómo vistes o si sales por la noche, ni tocar ninguna parte de tu cuerpo sin tu consentimiento, ni obligarte a hacer lo que no quieres. 2. Tienes derecho a bailar, coquetear y ligar, pero sobre todo a cambiar de opinión. Aunque hayas iniciado un contacto afectivo o sexual, si no quieres continuar siempre tienes derecho a decir ‘no’. 3. Si estás tomando una bebida nunca la pierdas de vista ni bebas de otra que no sea la tuya. Alguien puede introducir sustancias para anular tu voluntad. 4. Si sufres una agresión, busca ayuda, cuéntalo a alguien cercano o llama al 112. Denuncia en la comisaría más cercana o acude directamente al centro de salud si lo prefieres. No te laves, ya que podrías eliminar pruebas para identificar al agresor.
Para los chicos y hombres.
1. Si una chica dice ‘no’, ‘no lo sé’. ‘no quiero seguir’, ‘he cambiado de opinión’, o llora, o está inconsciente, es ‘no’. 2. Si presencias una agresión, actúa. Presta ayuda a la mujer, no la dejes sola y ofrécete a llamar a personas de su entorno. No tomes la justicia por tu mano. Lo más importante es proteger a la mujer.
Para los hosteleros.
1. Si presencias una agresión sexista de baja intensidad (pelma, baboso, plasta, acoso verbal, invasión del espacio de la mujer), pregúntale a la mujer si necesita ayuda y en su caso saca al agresor del local. Informa de los teléfonos de emergencia. 2. Ante tocamientos, desprecios, insultos, golpes, chantajes, amenazas, violación o asesinato, actúa. Llama al 112, presta ayuda a la mujer, aleja al agresor e intenta identificarlo. Gestiona la situación hasta que las personas competentes puedan hacerse cargo.

A ellos les advierte de que «forzar a una chica, intimidarla, acosarla, agredirla, violarla u obligarla a hacer algo que no quiere es delito» y remarca que «cuando dice 'no' es 'no'; cuando dice 'no sé', es 'no'; cuando dice 'para', es 'no', cuando dice 'no quiero seguir', es 'no'; cuando llora, es 'no'; cuando está inconsciente, es 'no'» y, en definitiva, que «si no dice 'sí', es 'no'». Les invita, como a ellas, a «actuar» si presencian una agresión sexista, prestando ayuda a la mujer, no dejándola sola y ofreciéndose a llamar a personas de su entorno. Remarca que «no hay que tomarse la justicia por nuestra mano» y recuerda que en cualquiera de estas situaciones «lo más importante es proteger a la mujer».

Para los hosteleros que sean testigos de una agresión sexista señala como primer paso «valorar su grado», para identificar si es de baja o alta intensidad, siempre dentro de la premisa de que «ninguna agresión es pequeña». Cuando se trate de conductas de «acoso verbal o invasión del espacio de la mujer», así como ante «pelmas, babosos y plastas», deberán preguntarle a la mujer si necesita ayuda y, si es así, sacar al agresor del local además de informarle a ella sobre los teléfonos de emergencia. Si la agresión es de alta intensidad, como «tocamientos, insultos, desprecios, chantajes, amenazas, golpes, palizas, violación y asesinato», el protocolo recomienda llamar al 112, alejar al agresor de la víctima, intentar identificarlo y pedirle que cese en su conducta. En caso de que no se identifique, deberán «intentar retenerlo con ayuda de otras personas» y gestionar la situación «hasta que el personal competente en la materia pueda hacerse cargo de la situación». Reitera que «la actuación prioritaria debe ser la atención a la víctima».

«Gijón es una ciudad segura»

En la presentación del protocolo, pionero en Asturias, Carmen Moriyón, remarcó que «Gijón es una de las ciudades más seguras de España», aunque eso no la libra de comportamientos «falsamente entendidos como normales, pero que no deben ser tolerados». Destacó que aunque «cada vez es mayor la conciencia y sensibilidad social ante las agresiones sexuales», también han aumentado «las conductas sexistas en espacios de ocio». Consideró que «solo podremos hacer frente a esta lacra con el rechazo y la implicación de toda la ciudadanía». El presidente de Otea, José Luis Álvarez Almeida, aseguró que en el sector «está especialmente sensibilizado. Las personas que molestan a las mujeres, molestan al sentido común y también a nuestro negocio». La directora del Instituto Asturiano de la Mujer, Almudena Cueto, señaló por su parte que «no se trata de ser alarmistas ni de criminalizar zonas ni momentos, sino de visibilizar una realidad». Consideró que la puesta en marcha de este protocolo «no va a traer ni psicosis ni paranoias» y recordó que el Principado prevé tener listo en junio uno a nivel regional que también tendrá en cuenta las agresiones sexistas «en todos los ámbitos, incluidos el hogar y el lugar de trabajo».

Mariti Pereira, directora del Centro de Atención a Víctimas de Agresión Sexual y Maltrato, indicó que «hasta el más mínimo toque, si te hace sentir incómoda, debe denunciarse, porque será la única manera de acabar con este tipo de violencia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos