El proyecto de la Ciudad del Fútbol de Nuevo Roces se relanza para tenerla operativa en 2020

Recreación de la ubicación de la Ciudad del Fútbol en Nuevo Roces./
Recreación de la ubicación de la Ciudad del Fútbol en Nuevo Roces.

Las elecciones en la Nacional tras la crisis de Ángel María Villar abren la puerta al inicio de las obras para unificar todos los servicios, con una inversión de tres millones

ANDRÉS PRESEDO GIJÓN.

No ha sido un camino sencillo. Basta citar que ya se empezó a hablar de este proyecto hace ocho años. Por entonces, todavía con los socialistas al frente del Ayuntamiento de Gijón, el equipo de gobierno de Paz Fernández Felgueroso decidió ceder una parcela de 3.000 metros cuadrados a la Federación Asturiana de Fútbol para la construcción de una sede moderna en el entorno de Nuevo Roces. Allí se iban a unificar todos los servicios que esta federación tiene en Gijón. Ahora, transcurridos esos ocho años, aquel ansiado proyecto aún sigue dando pasos y tumbos, algunos políticos y otros, incluso, internos. Para ejemplo de estos últimos, la crisis en la Federación Española de Fútbol, que derivó, el verano pasado, en el controvertido cese de su presidente, Ángel María Villar, valedor principal de llevar adelante la Ciudad del Fútbol de Nuevo Roces, siempre de la mano del presidente de la asturiana, Maximino Martínez. Villar cayó en desgracia y con él el importante proyecto para Gijón basado en la necesidad de modernizar las instalaciones de la Federación Asturiana en Gijón que, con ser más que dignas, adolecen, por ejemplo, de una más que preocupante dispersión. En la avenida de la Constitución está la sede central tanto de la Mutualidad como de la propia federación, pero, luego, el comité técnico de árbitros está en la avenida de la Costa y la comisión técnica de árbitros de futbol-sala, en la calle de Ezcurdia, locales todos ellos propiedad de la entidad federativa.

Hace años que Maximino Martínez mantiene el reto de culminar su mandato al frente de la asturiana con la inauguración de la nueva sede centralizada de todos los servicios en Nuevo Roces, al lado mismo de los campos de la federación, lo que, además de beneficiar a todo el sector futbolístico, sería una importante inyección económica para la recién creada área residencial. Entonces, ¿a qué se debe la tardanza de llevar adelante este proyecto?

FECHAS Y DETALLES

Abril de 2010:
el ayuntamiento, aún con gobierno socialista, decide la cesión gratuita de 3.000 metros cuadrados en Nuevo Roces a la Federación Asturiana de Fútbol para construir su sede social.
Octubre de 2014:
ya con Foro al frente del ayuntamiento gijonés, al no haberse formalizado el acuerdo anterior, se decide sacar la parcela de 3.000 metros cuadrados a la venta con un precio mínimo de 307.125 euros.
Febrero de 2015:
tras quedar desierta la compra, el ayuntamiento decide, de nuevo, la cesión gratuita a la Federación de Fútbol con el compromiso de empezar las obras en un máximo de tres años, que estuviera terminado el edificio en 2020 y mantenerlo durante cincuenta años.
Verano de 2017:
la crisis en la Federación Española de Fútbol y la destitución de Ángel María Villar paraliza, de forma momentánea, todo el proyecto.
Abril de 2018:
si no hay cambios de última hora, se celebrarán elecciones a la Española y será el nuevo presidente quien decida si se sigue adelante con la ciudad deportiva de Nuevo Roces. Las perspectivas, a ese respecto, parecen ser más que optimistas.
El proyecto:
se edificarán dos plantas, con unos 2.200 metros cuadrados, y habrá espacios amplios para la mutualidad, árbitros, despachos, salón de actos y todos los servicios que ahora tiene la Federación desperdigados por Gijón.

La Federación Asturiana, como queda apuntado, dispone de un importante patrimonio inmobiliario que, una vez puesto a la venta, originará ingresos suficientes para pensar en llevar adelante las obras del futuro equipamiento, que ocuparía una superficie de 2.000 metros cuadrados. En todo caso, se hace necesaria la financiación de la española para llevar adelante la contratación dado que hasta que no se terminen las nuevas instalaciones no se podrían abandonar las actuales. En una primera estimación, la inversión rondará los tres millones de euros. En este sentido, la crisis de Ángel María Villar y sus consecuencias han sido un problema con el que, a priori, era más que complicado contar.

Más información

Un año para las obras

Ahora, a principios de abril, si el Gobierno no dice lo contrario, se celebrarán las nuevas elecciones a la presidencia y será el nuevo y máximo mandatario quien tenga la última palabra sobre el proyecto gijonés, aunque Maximino Martínez se muestra más que optimista al respecto. Hasta entonces, el propio presidente de la asturiana ha tenido que ponerse en contacto con el Ayuntamiento de Gijón para pedir una prórroga relacionada con el nuevo convenio de cesión del terreno, suscrita en mayo de 2015. En el mismo, se citaba, expresamente, que las obras tenían que comenzar antes de tres años después de la firma (que se cumplen en dos meses) y que la nueva sede tendría que estar operativa en un máximo de cinco años, es decir, en 2020. No ha habido problemas. Desde el Ayuntamiento se mantiene el compromiso y el propio Maximino Martínez está convencido de que para esta última fecha, la nueva Ciudad del Fútbol de Nuevo Roces será una realidad.

El proyecto está más que analizado con todos los estamentos implicados. Serán dos edificios de una sola planta en altura, uno para la mutualidad y otro para la federación, aunque el terreno permitirá ganar otra planta bajo rasante. En el semisótano irán el garaje y servicios. Luego, en la planta baja se ubicarán las actividades administrativas, la mutualidad y un salón de actos con capacidad para unas 250 personas. Ya en la primera planta, se dispone ubicar los órganos de gobierno de la federación, las oficinas de árbitros, entrenadores, órganos de competición, comités de disciplina y salas de juntas y de reuniones polivalentes. Todo está diseñado a la espera de la decisión de la Española, cerrar la financiación y el proyecto y contratar las obras.

En la próxima primavera todo tiene que quedar resuelto, salvo que se vuelvan a atascar las elecciones para elegir al sustituto de Ángel María Villar.

Luego, la estimación es que las obras durarían un año. Los plazos del convenio municipal para la cesión gratuita del terreno pueden llegar a cumplirse, al menos para la puesta en funcionamiento de la Ciudad del Fútbol, allá por 2020, y que, a la vez, reafirma a Gijón como su incuestionable sede regional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos