El proyecto Impulsa ayudará a las nuevas empresas a romper el maleficio de los tres años de vida

Gema Granados, del grupo PFS, y Paula Fernández, de la consultoría Pisa, en la presentación del proyecto Impulsa Modernización celebrada ayer en el Parque Tecnológico. /  J. PAÑEDA
Gema Granados, del grupo PFS, y Paula Fernández, de la consultoría Pisa, en la presentación del proyecto Impulsa Modernización celebrada ayer en el Parque Tecnológico. / J. PAÑEDA

Pondrá a su alcance todos los recursos para su supervivencia. Hasta ahora, la mitad de las creadas en Gijón no supera «esta barrera»

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

Fernando Couto, concejal delegado de Desarrollo Económico y Empleo, presentó ayer el proyecto Impulsa Modernización, basado en una serie de ayudas destinadas a dinamizar el tejido empresarial del municipio, que creció un 12% en 2017 mientras Asturias registró una caída. «Gijón tiene mucho peso en el sector industrial y es un referente en cuanto a servicios y comercio. Hay que proteger y contribuir al crecimiento de ambos», afirmó.

Concretamente, se trata de la prestación de un servicio de mentoring experto por parte de varias consultoras que contribuirán a la consolidación de las, de momento, once empresas participantes. «A través de este programa no esperamos diagnosticar problemas, sino implementar soluciones prácticas», afirmó Couto.

El acto, celebrado en la sede que tiene Impulsa en el Parque Tecnolócigo, también contó con la presencia del presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), Belarmino Feito, quien se mostró muy satisfecho con este primer acto oficial en Gijón desde que asumiera la presidencia de la federación. «Vamos a buscar una mejora de la competitividad de nuestras empresas», anunció en referencia a los últimos datos que revelan que un 50% de las empresas creadas en Gijón no llegan a cumplir los tres años de vida.

Feito también quiso poner en valor la unión entre Fade y Ayuntamiento de cara a mejorar la situación empresarial de la ciudad. «Este tándem cobra relevancia en un ámbito nacional con un horizonte de incertidumbre que precisa de consolidarse», comentó.

Un cambio conjunto

Las empresas que forman parte del proyecto, seis pertenecientes al sector industrial y otras cinco al de los servicios, se encuentran ya inmersas en una primera fase de diagnóstico en la que las consultoras se encargarán de recopilar la mayor cantidad de información útil posible para luego implementar diversas mejoras durante la segunda fase. «No queremos entregar un informe exhaustivo a la empresa, decirles lo que precisan mejorar y luego apartarnos. Vamos a ofrecerles toda nuestra experiencia para llevar a cabo esos cambios en conjunto», garantizó Paula Fernández, de la consultoría Pisa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos