El proyecto de robótica de las escuelas infantiles, entre los diez mejores del país

Niños de la escuela Gloria Fuertes, con tablets. / A. FLÓREZ

El trabajo de Las Mestas, José Zorrilla, Gloria Fuertes, Alejandro Casona y Miguel Hernández será expuesto en Madrid en la Feria de Innovación SIMO

E. RODRÍGUEZ GIJÓN.

Un proyecto realizado conjuntamente por las cinco escuelas infantiles de la ciudad -Gloria Fuertes, Alejandro Casona, Las Mestas, Miguel Hernández y José Zorrilla, con alumnado entre tres y seis años- ha sido elegido como una de las diez experiencias más innovadoras del país. Así lo ha determinado el jurado formado por expertos en el uso de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en la escuela, entre los que se encuentran miembros de la revista 'Educación 3.0'.

El trabajo de los centros gijoneses, denominado 'Carné de experto en Ciencia, Tecnología y Robótica', recibirá el premio al Mejor Proyecto Colaborativo y Cooperativo en la Feria de Innovación Educativa SIMO 2017, que tendrá lugar en Madrid entre los días 25 y 27 de octubre. Asimismo, Yolanda Camello y Marga Pérez, directoras del Gloria Fuertes y José Zorrilla respectivamente, dispondrán de unos 50 minutos para exponer en la primera jornada la labor realizada. Es una oportunidad reservada solo para treinta proyectos seleccionados entre los 300 que se presentaron.

Las cinco escuelas, en distintos barrios y con distintas identidades, comparten objetivos, contenidos, recursos, criterios de evaluación y metodologías desde hace cinco años a través del trabajo en grupo 'Mandilones de colores'.

En este caso, el objetivo era que los niños participaran en una feria robótica. Para ello tendrían que superar cinco retos y, a medida, que lo lograran los niños tendrían su correspondiente pegatina en el carné. El primero consistió en iniciarse en el lenguaje de programación realizando correctamente algunos juegos. El segundo se centró en diseñar un robot a partir del libro 'Mis robots en Pijarama' y, a través del programa scratch, contar una historia con este lenguaje de programación. En el tercero se sirvieron de la abeja-robot Bee-bot para moverla por un tablero y entender las figuras geométricas. En el cuarto realizaron experimentos como teñir claveles en el agua y en el quinto construyeron un robot con materiales reciclados que pudiera moverse.

Fotos

Vídeos