Un proyecto truncado en el centro por la crisis del ladrillo

Este verano se cumplirán tres años desde que entraron los primeros okupas a este pequeño bloque residencial que nunca llegó a tener cédula de habitabilidad y que, cuando se construyó, pretendía ser la carta de presentación en el centro de la CAM (la Caja de Ahorros del Mediterráneo). El proyecto inmobiliario quedó truncado, como tantos otros, por la crisis del ladrillo y la quiebra de la promotora. La propiedad del inmueble, a la que ya se le ha impuesto una sanción de 1.500 euros, no figura en este momento a nombre de ningún banco ni en el Catastro ni en el Registro de la Propiedad. Se cree que la deuda hipotecaria del promotor, que actualmente se encuentra en concurso de acreedores pero sin administrador concursal localizable, podría haber sido adquirida por un fondo para acabar en manos del Deutsche Bank. El Ayuntamiento al menos ya ha contactado con un interlocutor personas que quieren liquidar la deuda y están interesados en ser los próximos titulares del inmueble.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos