«Ni el PSOE me debe nada ni me presento a la secretaría en busca de un sueldo»

La exconcejala socialista Dulce Gallego. / JORGE PETEIRO
La exconcejala socialista Dulce Gallego. / JORGE PETEIRO
Dulce Gallego - Candidata a la Agrupación Socialista de Gijón

«Mi deseo es resolver las diferencias con una candidatura conjunta. Queda un mes para la asamblea y eso, en política, es un mundo»

CHELO TUYA GIJÓN.

Antes del 27 de noviembre, la Agrupación Socialista de Gijón debe contar con una nueva ejecutiva. En manos de una gestora desde febrero de 2016, aún no hay fecha para la asamblea extraordinaria ni, por tanto, candidatos oficiales. Sí se habla de listas encabezadas por Monchu García, Francisco Blanco o César González Herrerías. Y por Dulce Gallego (Gijón, 1959). Ella fue la primera en dar el paso. Trabajadora social, recicla ahora su máster en mediación familiar. Quien fuera concejala durante los tres mandatos de Paz Fernández Felgueroso alza la voz. Lo hace tras los cuatro años que pasó callada, sin participación activa en política, con gran coste personal, por una denuncia por prevaricación de la que fue absuelta en julio pasado.

-¿Se ve como la nueva secretaria general del PSOE gijonés?

-(Risas) Eso está por ver. La respuesta la van a dar los compañeros en la asamblea congresual.

-¿Confirma que se presenta?

-Lo que quiero, lo que me gustaría y mi deseo es poder resolver diferencias con una candidatura conjunta. Queda un mes para la asamblea y eso, en política, es un mundo. Entiendo que así se maximizan los beneficios y minimizan los costes.

-¿Qué está dispuesta a ceder?

-Hay que ir negociando con todos. A todos los que me llaman les traslado mi planteamiento: creo que lo mejor es hacer del conflicto una oportunidad. Tras estos meses en situación de ruptura, lo mejor es arreglar los desajustes y recuperar la solidez del partido y la comunicación con los ciudadanos.

-Parece que están más preocupados por sus cuitas internas que por lo que ocurre en la ciudad.

-Exacto. Los partidos están para elaborar políticas que resuelvan problemas de los ciudadanos, transformar la sociedad, procurar calidad de vida... Tenemos que hablar mucho y, sobre todo, escuchar.

-Dice que ha hablado con todos. ¿Con Monchu García también?

-Vi a Monchu, estuve con él. Y también con las personas cercanas a Iván Álvarez Raja. Y con Pachi. Y con quienes apoyan a Adrián Barbón. Y con César González Herrerías. Con todos los que están sonando como candidatos he hablado. Y con muchas personas más.

-¿Se ve con Monchu García, Pachi Blanco o César González en una candidatura?

-Es pronto para saber. Lo primero es sentarse y escucharse antes de tener ninguna reacción.

-No obstante, Socialistes por Xixón ya ha dicho que no irá con nadie que haya ocupado cargos.

-Insisto: queda mucho tiempo. Hay que hablar y, además, escuchar.

-Y con José María Pérez, portavoz municipal y presidente de la gestora, ¿también se ha reunido?

-Hablé con Josechu antes de dar el paso. Le expliqué que, tras cuatro años de silencio forzoso, alejada de la política, quería hacer esto. Mi posición no es de enfrentarme a nadie ni de vetar a ningún compañero. Además, a Josechu le avalé como candidato a la Federación Socialista Asturiana (FSA).

«Estimo mucho a Barbón»

-¿Puede impedir ese aval que la apoyen los 'barbonistas'?

-No lo pienso porque personalmente estimo muchísimo a Adrián Barbón. Ha sido muy buen alcalde, es muy buena persona y como compañero es muy trabajador. Recibí su solidaridad en más de una ocasión durante los cuatro años de silencio.

-Ha hablado con todos. ¿Qué le han dicho? ¿Ya tienen equipo?

-De equipos y nombres, nada. Ya digo que en política un mes es un mundo. Hay mucho que hablar y reflexionar antes. De mi decisión de dar el paso algunas personas se quedaron sorprendidas, muchas me desearon lo mejor, me mostraron su afecto y casi todas me dijeron que 'buena gana tienes' (risas).

-Lo último me lo creo.

-(Carcajadas) Es cierto que escuché muchas veces 'Pero Dulce, buena ganas tienes'.

-¿Y de qué tiene ganas?

-De trabajar. Durante los cuatro años a la espera de juicio por una acusación falsa lo pasé muy mal. Tuve que estar callada, en segunda línea. Y quiero demostrar que estoy fuerte, que tengo ideas, que sé gestionar y, sobre todo, que sé escuchar.

-¿Se presenta porque cree que el partido le debe algo tras estos cuatro años del juicio de la EMA?

-¿A mí? (Se sorprende) El PSOE no me debe nada. En todo caso, soy yo la que estoy muy agradecida. Tuve el honor de ser concejala doce años en tres corporaciones que dejaron una ciudad referente. Hay que tener claro que a la política no se viene a recibir, se viene a dar.

-¿No opta para procurarse un salario?

-No es un cargo remunerado. A la política no se viene por un salario. Lo cobran quienes tienen dedicación exclusiva. Ni el PSOE me debe nada ni doy este paso en busca de un sueldo. Lo doy porque creo que, tras haber sido referente, Gijón es una ciudad dormida.

-Perdone que insista en lo del sueldo. ¿No se lo pondrá si es elegida?

-Aquí ni se cobra ni se debe cobrar. A este nivel del que hablamos es un trabajo altruista. Uno tiene que tener resuelta su manutención y yo la tengo. Es un trabajo muy intenso, pero como el que hace muchísima gente en entidades sin ánimo de lucro. No nos pongamos medallas innecesarias los que estamos en los partidos. En las ONG también hay voluntarios que trabajan mucho y tampoco cobran.

-Sigamos con las acusaciones soterradas. Dicen que se presenta porque no logró que Javier Fernández la nombrara viceconsejera de Medio Ambiente.

-(Risa) Nunca tuve eso en perspectiva. Ni pedí ni quise ni creo que nadie pensara en tal cosa. Cuando Paz Fernández Felgueroso dejó la Alcaldía dije que me iba con ella. Que abandonaba la política de gestión.

-¿Eso significa que se autodescarta como candidata a la Alcaldía?

-(Risas) Por supuesto. No está dentro de mi pensamiento nada de eso.

-En caso de ser elegida secretaria general, ¿defiende entonces la bicefalia del partido?

-Sí, creo que es un buen funcionamiento que el grupo municipal y la agrupación tengan equipos diferentes. Son funciones que requieren mucho tiempo para trabajar bien.

-No quiere hablar de nombres. ¿Y de áreas? El reglamento solo obliga a tener cubiertos los puestos de secretario general, organización y política municipal.

-Pueden haber áreas que dependen de cada secretaría: de coordinación, de medio ambiente, de desarrollo urbanístico... Muy entrelazadas. Las cosas no se conforman en compartimentos estancos.

-¿Tiene números su equipo?

-Ha de tener un tamaño intermedio que permita trabajar.

Fotos

Vídeos