El PSOE plantea abolir las corridas de toros

La plaza de toros de El Bibio, llena durante una corrida del diestro Perera. / DANIEL MORA
La plaza de toros de El Bibio, llena durante una corrida del diestro Perera. / DANIEL MORA

Aprueba en su congreso un discurso de «rechazo a actividades de maltrato animal» en Asturias | Los socialistas defienden el fin de la cesión de espacios y ayudas públicas a la tauromaquia

ANDRÉS SUÁREZ GIJÓN.

El nuevo PSOE asturiano surgido del 32 congreso autonómico celebrado este pasado fin de semana en Oviedo endurece notablemente su posición sobre los espectáculos con animales en general y sobre la tauromaquia en particular. El citado cónclave incorporó a su documento político una batería de enmiendas que evidencian el «claro rechazo» de los socialistas a las corridas de toros por considerarlas «denigrantes» para los animales, y que abogan por «dificultar» su organización e impulsar medidas encaminadas a «abolir» la celebración de estos eventos en la región. El asunto es especialmente sensible para Gijón, que tiene en la feria taurina de Begoña una de las citas tradicionales de su verano.

Es verdad, eso sí, que el documento salido del congreso socialista no tiene un carácter ejecutivo. Es, como también pasa con el viraje en la posición sobre la oficialidad del asturiano, el reflejo del nuevo discurso del partido después de 17 años de gestión de Javier Fernández en los que el mensaje, más allá de amoldarse a la evolución de la sociedad, no había experimentado variaciones drásticas. Pero aunque no tenga un impacto práctico inmediato, sí muestra la doctrina que el PSOE tiene previsto desarrollar en los próximos años, ahora bajo el mandato de Adrián Barbón. La clave en adelante es comprobar hasta qué punto se pueden desarrollar estas reformas, en caso de tener las mayorías necesarias para ello, y en qué plazos.

Más noticias

Pero el giro en la posición socialista sobre los espectáculos con animales y singularmente sobre la tauromaquia es acusado. La ponencia inicial que se llevó al congreso era mucho más laxa y ambigua y hacía referencia a la necesidad de desarrollar medidas y leyes «que impidan cualquier tipo de maltrato hacia los animales», evitando que sufran comportamientos «crueles». Las enmiendas aprobadas, sobre todo dos de ellas, van mucho más lejos y plantean obstaculizar la celebración de las corridas de toros con el objetivo final de abolirlas.

Una de ellas, breve pero contundente, recoge la apuesta del PSOE por evitar la celebración en Asturias de espectáculos «que conlleven la tortura y el maltrato animal», citando en concreto la tauromaquia. E incide en un apartado polémico, el de la financiación de estos eventos, garantizando «el fin de la cesión de espacios públicos y subvenciones» para este tipo de actividades.

Una segunda enmienda, igual de contundente, es mucho más prolija y minuciosa en el razonamiento. Alude a movilizaciones como la emprendida contra el Toro de la Vega o el «lento pero continuo crecimiento» del Partido Animalista (PACMA) como pruebas de que la sociedad del siglo XXI «no está a favor de espectáculos denigrantes para los animales». Los toros, añade, son el principal exponente de este fenómeno y el PSOE «debe posicionarse de manera inequívoca».

El modelo balear

Los socialistas asturianos ponen como ejemplo la ley promulgada por el Gobierno de Baleares, mencionando -con evidente intencionalidad- que ha sido recurrida por el PP, que prohibe la muerte del toro en la plaza. Abogan por recorrer ese camino y, en tanto no se modifique la legislación nacional, instan a manifestar el «claro rechazo» del PSOE a estas actividades. También apremian la adopción de medidas «encaminadas a dificultar las corridas de toros» y la propuesta o el apoyo de iniciativas orientadas a «abolir» este espectáculo.

El mensaje socialista se centra en las corridas de toros pero no se limita exclusivamente a ellas. Una tercera enmienda detalla que el partido respalda la declaración universal de derechos de los animales de la Unesco. Y, en consecuencia, urge a promover que la legislación «garantice no utilizar a los animales en espectáculos que puedan derivar en crueldad, ocasionarles la muerte, sufrimiento o hacerles objeto de tratamientos antinaturales o vejatorios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos