El PSOE urge un servicio de atención social telefónica y por internet

José Ramón García, ayer, en rueda de prensa. /  AURELIO FLÓREZ
José Ramón García, ayer, en rueda de prensa. / AURELIO FLÓREZ

«Las unidades de trabajo social están saturadas, lo que retrasa el acceso al servicio y supone una merma en su calidad», argumenta

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

El PSOE llevará al Pleno la proposición para la puesta en marcha, en el plazo de tres meses, de un programa de atención social telefónica y a través de internet. El concejal José Ramón García González anunció ayer la propuesta que, según afirmó, permitiría mejorar el acceso a la atención a quienes la precisen y contribuiría a normalizar los servicios sociales, así como a facilitar el trabajo de los profesionales de las unidades de trabajo social.

Un servicio que, esgrimió, se encuentra «saturado» debido a la crisis de los últimos años y las bajas coberturas por desempleo que han llevado a más gente a requerir apoyo de la administración, a los que en Gijón se une el «perfil clásico de usuario» de los servicios sociales municipales. El propósito de la medida presentada es, según el edil, «intentar mejorar el acceso de los usuarios a la información y las citas», así como «liberar la carga de trabajo de las trabajadoras de las unidades de trabajo social para dar más calidad en la atención».

Para los socialistas, esta medida solventaría dos situaciones que dificultan el acceso al servicio. En primer lugar, aligeraría la carga derivada de atender a «gente que se acerca a los servicios sociales para pedir información general sobre los servicios existentes que no lleva tiempo y se podría resolver de otra forma». Por otro lado, sería una vía adecuada para que «las personas con dificultades susceptibles de recibir servicios superen la barrera emocional que supone ir a pedir ayuda».

Además, el grupo socialista plantea que sean «profesionales, y no auxiliares» quienes atiendan las consultas por estas vías, así como agilizar aquellas cuestiones relacionadas con convocatorias o trámites.

Igualmente, considera que el sistema de unidades de trabajo social de Gijón tiene una «larga trayectoria» que permite ir directamente a la puesta en marcha del servicio en un plazo de tres meses. «Estaba diseñado para otra época». Estas nuevas herramientas contribuirán a «un mejor escenario que el actual».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos