«Nos queda su pasión por aprender y saber»

Fueneral del profesor Pedro López en la capilla del Tanatorio de Cabueñes./JOAQUÍN PAÑEDA.
Fueneral del profesor Pedro López en la capilla del Tanatorio de Cabueñes. / JOAQUÍN PAÑEDA.

Familiares, docentes y alumnos del instituto Doña Jimena despiden a Pedro Lopez, «un profesor ejemplar»

Elena Rodríguez
ELENA RODRÍGUEZGijón

Los bancos, los laterales y la parte trasera. Familiares, amigos, docentes y alumnos del instituto Doña Jimena han llenado la capilla del tanatorio de Cabueñes para despedir a Pedro Lopez, profesor de Historia del Arte, vinculado al centro gijones desde hacia 27 años, y que falleció el domingo de un infarto a los 59 años. «Sabía que la familia del Jimena le quería», ha señalado la directora del instituto, Cristina Lejarza, la primera en abrir los testimonios de recuerdo de un hombre «generoso, entregado a los demas, profesor ejemplar y al que le encantaba viajar y tenía mucho sentido del humor».

Desde su hermana Esther y sus sobrinas Sara y Lucía, hasta compañeros de departamento como Manuel Alvarez y Marichu Díaz, de secretaria, son muchas las personas que han querido traer a la memoria los entrañables momentos que vivieron con él. Entre los más emotivos, los de sus alumnos. Laura Gil y Aaron Rubio, de segundo de Bachillerato, señalaban como «hay personas clave que nos ayudan a ser quienes somos y que no se olvidan. Y, sin duda, Pedro fue una de ellas. Aunque se haya ido, nos queda su pasion por aprender y saber». También antiguos alumnos como Sandra Iglesias han querido tomar la palabra para recordar el empeño que ponía Pedro en que todo lo que enseñaba quedara claro y no hubiera dudas. O lo actualizado que estaba en nuevas tecnologías y «cómo el movil ha sido una herramienta de trabajo más en la que hemos hecho los test más divertidos de Historia y del Arte. Incluso si teníamos alguna duda con los examenes, hacía hasta videollamadas». Pero, por encima de todo, han querido destacar su faceta humana. «Siempre se preocupó por nosotros de manera espectacular. Ya fuera por situaciones de casa o porque simplemente nos viera tristes. Pedro siempre estaba ahí».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos