«Quiero que los socialistas volvamos a ser el partido de Gijón»

Ardura, con la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra. / UCHA
Ardura, con la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra. / UCHA

«Tenemos que tender puentes con las otras fuerzas de la izquierda y no resignarnos a que siga gobernando la derecha»

I. VILLAR GIJÓN.

«Esta va a ser la comisión ejecutiva de todos». Tras la elección más reñida que recuerda el PSOE de Gijón, su nuevo secretario general, Iván Fernández Ardura, hizo un llamamiento a la unidad «para entre todos, los que me habéis votado y los que no, lograr que esta ciudad recupere el dinamismo que tuvo en otra época. Quiero que el PSOE vuelva a ser el partido de Gijón. Recuperar Gijón para el socialismo porque la ciudad lleva tiempo esperándonos. Y lo vamos a conseguir». Tras el anuncio de su victoria, y después de saludar en el patio de butacas a sus padres, Vidal e Isabel, hizo subir junto a él al escenario a todos los integrantes de su nuevo equipo, para quienes pidió «tiempo y respeto para que este cambio sea un proceso natural y la gente se sienta cómoda».

Fernández Ardura destacó cómo, después de veinte años en la organización, «el año pasado me preocupé, como muchos de los militantes socialistas, cuando este partido tomó una deriva peligrosa en cuanto a su posicionamiento político y la manera de entender la organización». Prometió «un partido en el que sus responsables respondan, donde la militancia sea la base y dueña de la organización, donde se consulten las decisiones de gran trascendencia como los acuerdos electorales y con asambleas que se reúnan con regularidad y en las que se haga un seguimiento de la comisión ejecutiva, del grupo municipal y de nuestros representantes, se planteen los planes de trabajo, se vote cada año la gestión, se aprueben los programas electorales y se elijan las candidaturas». Señaló que «para ser el cauce de participación de los gijoneses, primero debemos ser el de nuestros afiliados. Y lo que no quiero es un partido donde ni se convoquen los órganos, ni se den explicaciones».

Planteó una estructura «en secciones y grupos de trabajo que permitan organizar nuestras actividades de manera geográfica y sectorial, para impulsar el trabajo de los afiliados, mejorar el conocimiento de nuestra realidad y que en la agrupación haya debates más flexibles y profundos». Y defendió la necesidad de «apoyar las iniciativas que nos plantean los compañeros, aunque sean modestas, y dejar de verlas con recelo y suspicacia. Porque unidas a las de los grupos de trabajo, las secciones y la comisión ejecutiva, permitirán tener más dinamismo. No podemos seguir viendo con recelo y suspicacia».

Abogó por una mayor implicación «con la realidad social de la ciudad» y hacer partícipe de ella a toda la agrupación: «No podemos seguir relacionándonos solo a través de algunos dirigentes, que a veces ni siquiera son cuadros del partido». Prometió además dar «prioridad» a los afiliados socialistas que también forman parte de otras organizaciones, «para saber cuáles son sus necesidades y cómo podemos ser su punto de apoyo». En lo que respecta a la política municipal, destacó la necesidad de «tender puentes con las otras fuerzas de la izquierda. No quiero un partido que se resigne a que en Gijón siga gobernando la derecha».

José Ramón García trasladó tras el anuncio de los resultados su «enhorabuena» al que consideró ya como «mi secretario general» y le ofreció «todo el apoyo para trabajar juntos por recuperar la confianza de la gente, que era el objetivo que los dos compartíamos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos