«Lo razonable y coherente es dotar de estabilidad al Grupo», dice su secretario

Manuel Rodríguez Alonso. / PALOMA UCHA
Manuel Rodríguez Alonso. / PALOMA UCHA

Asegura que, si no se ratifica lo ya aprobado, «se abriría un escenario de incertidumbre difícil de vaticinar, pero de cierto calado»

E. C. GIJÓN.

El secretario del Real Grupo de Cultura Covadonga, Manuel Rodríguez Alonso, quiso ayer explicar, ante la novedad que supone celebrar una asamblea para volver a votar los acuerdos adoptados en otra anterior, que la convocatoria de hoy se produce porque «el Real Grupo de Cultura Covadonga ha resultado condenado por sentencia del Tribunal Supremo a repetir las asambleas celebradas con posterioridad al 30 de junio de 2011, siendo la que se celebra este miércoles la primera que se ha convocado para ir cumpliendo con dicha sentencia judicial. He de precisar que según los servicios jurídicos de la entidad no procede la repetición de las elecciones a la presidencia del año 2012, al encontrarse finalizado el mandato resultante de dichas elecciones, y haberse celebrado el proceso electoral del año 2016, en el que sí pudieron participar los socios demandantes».

Respecto a qué se juega hoy el Grupo, Manuel Rodríguez indicó que «esta situación no la concibo con existencia de contrincantes. Somos el Grupo, y es la propia entidad, formada por todos sus socios, los que están llamados a ratificar o refrendar un periodo de actividad, tanto económica, deportiva como social, que ya estuvo avalada en su momento por su asamblea. Por lo tanto, entiendo que lo razonable y coherente es dotar de estabilidad a la entidad, cumplir la sentencia serenamente, ratificar el periodo social afectado por dicha decisión judicial y mirar hacia delante».

En todo caso, el secretario de la directiva grupista, abogado de profesión, advirtió de que, si no se ratifica lo ya aprobado «es evidente que se abriría un escenario de incertidumbre difícil de vaticinar pero de cierto calado, en tanto nos encontramos ante cuestiones que afectan al eje económico, deportivo y social de la entidad, como pueden ser, aprobación de cuentas; programa de actividades, cuotas y presupuestos de ingresos y gastos. Por ello, considero que la masa social así lo entenderá».

Sobre el clima de crispación existente y su posible influencia, Manuel Rodríguez dijo que «sinceramente, espero que no afecte, al igual que deseo que ese clima social se vaya transformando en tranquilidad y estabilidad social, lo que no está reñido con la participación activa y constructiva tanto en las asambleas como en el día a día de la entidad».

Aunque los demandantes no han pedido ejecución de sentencia, el secretario grupista cree que procede realizar la asamblea «porque se trata de una decisión judicial que afecta como ya he señalado a decisiones esenciales de la gestión llevada a cabo por la entidad, habiéndose declarado la nulidad de las asambleas en las que se adoptaron estas decisiones, lo que tiene una proyección social inmediata desde su declaración».

En cuanto a la fórmula de no ratificar todos los acuerdos anteriores a la vez, Manuel Rodríguez manifestó que «el cumplimiento de la sentencia, obviamente, se ha llevado a cabo mediante el previo asesoramiento jurídico, que ha comprendido no solo lo relativo a las asambleas que han de ser repetidas, sino también el cumplimiento de nuestra normativa social, habiendo optado por iniciar dicho cumplimiento con esta primera asamblea».

Rodríguez confía en que los socios sean conscientes de la importancia de acudir a votar afirmativamente para orientar el sentido de su voto hacia la estabilidad requerida». Otras fuentes reprochan a la directiva falta de información sobre los pormenores jurídicos de la cita.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos