El rechazo al nuevo grado de Ingeniería no es «caprichoso», afirma Genaro Alonso

Genaro Alonso. / ÁLEX PIÑA
Genaro Alonso. / ÁLEX PIÑA

El consejero de Educación, que aseguró que «aún no hemos analizado en detalle las alegaciones», niega que quiera enfrentar a Oviedo con Gijón

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El grado de Ingeniería de Organización Industrial que quiere implantar la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón (EPI) y que ha sido rechazado por la Consejería de Educación, sigue generando polémica entre la Universidad de Oviedo y el Principado. Si hace unos días fue la institución académica la que calificó de «sesgado» el informe que deniega la implantación de ese grado, ahora le tocó el turno al consejero de Educación, Genaro Alonso, quien aseguró que «no admito que se diga que el informe es caprichoso o tendencioso, ni un intento de confrontar a Oviedo con Gijón».

Alonso explicó ayer en Oviedo, tras la presentación del Plan Regional de Formación Profesional, que la situación en la que se encuentra esta polémica es conocida. «La Universidad hizo unas alegaciones a nuestro informe del 22 de diciembre, que es preceptivo, obligado y 'sine qua non' para que el grado continúe su trayectoria y pueda ser aprobado», manifestó. Además, añadió que en todo este procedimiento «se respeta el principio de legalidad y el informe no es caprichoso ni subjetivo».

Respecto a las mencionadas alegaciones presentadas por la entidad universitaria, el consejero informó de que «aún no las hemos analizado en detalle», pero apuntó que, «cuando se haga, se tomarán las decisiones oportunas». Eso sí, quiso dejar clara la postura del Principado de Asturias en todo este asunto y manifestó que «no buscamos la confrontación con nadie. La Universidad de Oviedo no es la universidad del rector, sino nuestra universidad, de todos los asturianos y queremos lo mejor para ella. Estamos dispuestos a dialogar y a explicar lo que haya que explicar».

Genaro Alonso también puso sobre la mesa cuál es la principal preocupación de su departamento: «Lo que nos preocupa es la oferta formativa que más convenga a la Universidad de Oviedo y a sus alumnos, que son sus destinatarios y deben recibir la formación más adecuada para su persona y su futuro».

La institución académica presentó en sus alegaciones hasta una docena de argumentos frente a la decisión de la consejería de rechazar la implantación del grado de Ingeniería de Organización Industrial y que se basaba en que, según los datos proporcionados por el propio Vicerrectorado de Estudiantes, solo 27 alumnos habían iniciado esta titulación fueron de Asturias en los últimos seis cursos. Las alegaciones llegan a tildar de «simplista y sesgado» el análisis realizado por la consejería.

El asunto llegó incluso al Pleno del Ayuntamiento de Gijón, donde se aprobó una declaración institucional en la que se reivindican para la EPI los estudios de Ingeniería de Organización Industrial. Y lo aprobaron como estudios y no como grado, en aras a la independencia universitaria. También Comisiones Obreras ha terciado en el tema y pide la reunión del Consejo Social.

El Consejo de Gobierno de la Universidad de Oviedo reiteró el pasado martes su apoyo a la propuesta, a la que ya había dado su visto bueno el pasado 4 de octubre. El propio rector, Santiago García Granda, no da por perdida la batalla y mantiene que es posible alcanzar un acuerdo con la Consejería de Educación para que la EPI pueda recuperar unos estudios que ya impartió entre 1994 y 2001, y que desaparecieron después de la reestructuración que supuso la instauración del Plan Bolonia. Además, el rector rechaza cualquier enfrentamiento con el Principado y espera al análisis de las alegaciones presentadas ante Educación. En la Universidad de Oviedo se confía en una solución satisfactoria para ambas partes.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos