«Recuperemos el sentido navideño»

Plácida Novoa y María Teresa de Anta, en primera fila, con Fernando Fueyo. / FOTOS: PALOMA UCHA
Plácida Novoa y María Teresa de Anta, en primera fila, con Fernando Fueyo. / FOTOS: PALOMA UCHA

Fernando Fueyo reivindica en su pregón la tradición cristiana de estas fiestas | El pregonero reclama más belenes y menos figuras extranjeras. Cara Voce y el Coro de San Pedro pusieron la aplaudida nota musical

ANA SOLÍS GIJÓN.

«Voy a ser breve. Lo mío va a entrar en el género literario de las batallitas del abuelo». Con estas animadas palabras Fernando Fueyo, célebre capellán del Sporting de Gijón y párroco de la iglesia de San Nicolás de Bari, de El Coto, comenzó ayer su discurso en la parroquia de San Pedro Apóstol. Este año, él fue el encargado de pregonar a los cuatro vientos la llegada de la Navidad en la cita anual que la Asociación Belenista de Gijón organiza en el templo del Campo Valdés.

Un rápido repaso a su biografía, desde sus vivencias familiares en los tiempos de guerra hasta su época de estudiante, sus primeras misiones en África o su primer destino como párroco, La Felguera, emocionaron a los asistentes. También hizo que resonasen las carcajadas entre los presentes. Su particular sentido del humor no podía faltar.

Entre chascarrillo y chascarrillo, su discurso se tornó reivindicativo cuando habló de «devolver a la Navidad su sentido auténtico». Para explicarlo, Fueyo utilizó un llamativo juego de palabras: «Noel no es él». De esta manera, dejaba claro que «no tiene ningún sentido celebrar el cumpleaños de alguien si su protagonista está ausente». Pasando al lado más práctico de la cuestión, el pregonero reclamó más belenes y menos figuras extranjeras. «Hay que ser valientes y no desear felices fiestas, sino feliz Navidad», proclamó. Porque ésta, insistió, no es una fiesta pagana.

Mejor dar que recibir

Ante un público expectante, continuó con más alusiones a la gramática. «Navidad es un sustantivo que hay que convertir en verbo... ¡En imperativo!». Una fecha muy señalada para que la bondad inunde las calles. «Dad alegría, tiempo, paz, cariño, ejemplo, y esperanza», dijo Fueyo. «Os sentiréis mejor dando que recibiendo», aseguró. Y, tras casi media hora de reflexión desde el altar, concluyó su discurso: «Feliz y cristiana Navidad para todos». Un centenar de personas le despidió con una sentida ovación.

Lírica para los oídos

La música fue la mejor forma de arropar el discurso de Fueyo. Antes y después de sus palabras los asistentes deleitaron sus oídos con lírica. Cara Voce, el dúo gijonés compuesto por la soprano Susana Gudín y el pianista Carlos Esperón entonó cinco composiciones que emocionaron al público. Entre ellas, el 'Ave María', de Caccini, o el 'Aleluya', de Leonard Cohen. Los aplausos no se hicieron esperar. Tampoco los agradecimientos de Gudín a la organización y al público: «Es una maravilla poder actuar en un sitio con una acústica tan especial», destacó.

Después de que Fueyo diera el pistoletazo de salida a los actos navideños de la Asociación Belenista de Gijón, llegó el turno del Coro de la Iglesia Mayor de San Pedro, compuesto por ocho mujeres, seis hombres, piano y violín. Ellos hicieron todo lo posible para que sus voces acompañaran el ambiente navideño de la parroquia. Y no fracasaron. 'Canción de Navidad', 'Riu riu chiu', 'Que nadie despierte al neñu', 'Adeste Fideles', 'What child is this?' y, cómo no, 'Noche de paz' se ganaron al público, que disfrutó de cada una de las notas musicales.

Por último, se entregó un bonito recuerdo para todos los que, «sin ningún otro interés, han colaborado esta tarde con nosotros», dijo Pablo Álvarez, colaborador de la Asociación Belenista y presentador del acto. De esta forma, Fueyo y los grupos musicales fueron obsequiados con una figura navideña de manos de Plácida Novoa, presidenta de la asociación, en nombre de todos los que la conforman.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos