Soportales y terraza junto al Náutico

Soportales y terraza junto al Náutico

La reforma del número 1 de la calle Cabrales contempla el retranqueo del bajo

Iván Villar
IVÁN VILLARGijón

La comisión municipal de Urbanismo deberá pronunciarse hoy sobre la aprobación inicial del estudio de detalle previo a la rehabilitación del inmueble situado en el número 1 de la calle Cabrales, en su intersección con la calle Jovellanos. Se trata de un edificio catalogado que junto a otros dos inmuebles próximos, el del Café Bariloche y el que hasta hace unas semanas albergó la popular heladería Los Dos Hermanos, ha estado en los últimos años en el centro del debate urbanístico. Los tres se caracterizan por romper la continuidad de la línea de fachada de la calle Jovellanos, provocando a su altura un estrechamiento de la acera. Pese a los intentos por retirarles su protección, el nuevo catálogo urbanístico, aún en tramitación, reconoce su carácter histórico y obliga a mantener en cualquier reforma que se haga sus actuales alineaciones de fachada.

El proyecto de rehabilitación que promueve Hermanos Fernández Argüelles Comunidad Hereditaria, propietaria de la parcela, cumple con esta premisa, pero abre igualmente un nuevo espacio peatonal mediante el retranqueo de su planta baja y la creación en el espacio liberado de un área de soportales de propiedad privada pero de uso público. En la práctica esta actuación equivaldrá a un ensanche de la acera de 5,8 metros -la fachada interior de los soportales quedará en línea con la del edificio adyacente- y la oferta de 130 metros cuadrados para el tránsito ciudadano.

Esta cesión se compensará en altura. El estudio de detalle redactado por los arquitectos José Pis y Mario Carrera, de Dolmen, contempla un recrecido vertical del inmueble, añadiendole al cuerpo actual dos plantas más, con la finalidad de ocultar la medianera colindante. La superficie construida será la misma que ahora, con 1.546 metros cuadrados, aunque variará su distribución por plantas. El primer, segundo, tercer y cuarto piso mantendrán su tamaño. La planta baja pasará con el retranqueo de 265,67 metros cuadrados a 135,16. Y de un bajocubierta de 218,25 metros cuadrados se pasará a dos áticos superpuestos y retranqueados de 212,19 y 136,57 metros cuadrados, respectivamente. Su ubicación retrasada con respecto al resto de la fachada y el uso de cubiertas planas para rematar todas las plantas generará dos amplias terrazas a diferentes alturas. Además se propone que la cubierta superior sea transitable, «para usos lúdicos».

El documento plantea para estos espacios al aire libre que quedarán en la parte superior del inmueble, en una ubicación con vistas directas a la playa, una protección perimetral mediante pantallas de cristal en lugar de las tradicionales barandillas o muretes.

La actual edificación fue proyectada en 1895 por Manuel del Busto. Constaba originalmente de planta baja y tres alturas, pero en los años 20 se le añadió un piso que, a diferencia de los inferiores, carece de balcones y miradores.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos