La reforma del organigrama municipal limitará el número de cargos directivos

Trabajadores municipales en las oficinas de Te Crea. / ÁLEX PIÑA
Trabajadores municipales en las oficinas de Te Crea. / ÁLEX PIÑA

La estructura girará en torno a cuatro grandes direcciones, con el objetivo de que puedan funcionar con suficiente autonomía

IVÁN VILLAR GIJÓN.

«Tenemos una oportunidad única de organizar de verdad el Ayuntamiento antes de que termine el mandato». Renovar la estructura municipal es uno de los grandes retos que se ha marcado el equipo de gobierno de Carmen Moriyón, que desde 2015 tiene en marcha el denominado Plan Reto de «reforma y transformación organizativa». El primer paso fue un sondeo, mediante entrevistas y cuestionarios a más de 800 trabajadores municipales, para identificar los principales puntos negros de la actual organización. En sus conclusiones la empresa que presta asistencia técnica al proceso hizo referencia a problemas como una desmesurada «inflación jerárquica», la falta de estrategias de trabajo con visión a medio y largo plazo y una «excesiva parcelación funcional» que dificulta la coordinación de tareas. Sobre esa base se empezaron a buscar soluciones.

Hace diez meses la empresa presentó una propuesta de organigrama, que después fue objeto de consultas con los jefes de servicio para conocer sus opiniones sobre el mismo. El resultado es un proyecto de estructura municipal que el equipo de gobierno presentó en diciembre a los sindicatos y que esta semana compartió con los grupos de la oposición para que hagan sus propias aportaciones. La negociación para poder poner en marcha este nuevo organigrama seguirá a partir de ahora una doble vía, con los grupos municipales en el Pleno para dibujar el esquema general y con los representantes de los trabajadores, en las mesas correspondientes, para definir los detalles que afectan a los diferentes puestos y trabajadores. La intención es que la estructura resultante trascienda del actual mandato y se mantenga en el tiempo, con independencia del color del equipo de gobierno. Y aunque su implantación será lenta, Foro confía en poder empezar a ver los primeros cambios a finales de 2018 o principios de 2019.

La propuesta del equipo de gobierno organiza todo el Ayuntamiento en cuatro grandes compartimentos, con independencia del número de concejalías que tenga el equipo de gobierno de turno. Al frente de cada uno de ellos habría un director y un subdirector, que serían elegidos mediante procesos de concurrencia pública, sin que quepa la libre designación. Habría una dirección pública de Acción Social y Desarrollo Comunitario para los asuntos relacionados con empleo y servicios sociales, otra de Gobierno Abierto y Convivencia para cuestiones como la atención al ciudadano y la seguridad ciudadana, otra de Organización Municipal para todo lo referente al funcionamiento del propio Ayuntamiento y otra de Ciudad Habitable y Medio Ambiente, orientada a temas sobre planificación urbanística e infraestructuras.

Evitar «cuellos de botella»

La idea es que cada uno de estos grandes bloques «tenga autonomía para desarrollar un proyecto desde el principio hasta el final, evitando cuellos de botella». Para ello cada director contaría con un 'staff' de técnicos de proyectos (arquitectos, ingenieros...), técnicos de administración transversal (para asuntos de contratación, subvenciones...) y técnicos de control de gestión del presupuesto. Un comité de dirección se ocuparía de la puesta en común de las labores que se lleven a cabo en cada dirección, para que no sean departamentos estancos.

En el segundo nivel, bajo estos directores, habría una docena de áreas, con sus respectivos responsables, elegidos mediante concursos específicos de méritos. Se creará alguna nueva, como la de Educación, para centralizar cuestiones ahora dispersas como las referentes al profesorado de las escuelas infantiles, el programa 11x12 o las obras en colegios. En el siguiente escalón estarían los departamentos, 27, que equivaldrían a los actuales 'servicios', si bien habrá algunos nuevos, otros se transformarán y otros desaparecerán.

Aunque no existirá la figura del jefe de servicio, hay un compromiso para mantener a todo el personal sus retribuciones actuales mediante pluses personales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos