El Ayuntamiento de Gijón superó la regla de gasto sin haber ejecutado todo el presupuesto social

Concejalas de Foro, Xixón Sí Puede, IU y PP, durante un acto organizado este año por Agisdem.
Concejalas de Foro, Xixón Sí Puede, IU y PP, durante un acto organizado este año por Agisdem. / PALOMA UCHA

Servicios Sociales, que excedió el límite permitido en 6,3 millones de euros, cerró el año con otros 2,5 millones sin gastar

Iván Villar
IVÁN VILLARGijón

En plena resaca del anuncio de la alcaldesa de que Gijón incumplió en 2017 la regla de gasto que impone la Ley de Estabilidad Presupuestaria, el equipo de gobierno presentó ayer en la comisión de Bienestar Social, Cooperación y Cultura los datos de ejecución presupuestaria correspondientes a la Fundación Municipal de Servicios Sociales, el organismo que más se desvió del límite impuesto por la normativa estatal. Según el informe presentado, este incumplimiento se produjo a pesar de que el ente dejó sin ejecutar un 9,61% del gasto presupuestado.

La fundación comenzó 2017 con un presupuesto inicial de 19,5 millones de euros, a los que después se incorporaron mediante modificaciones 7,3 millones más, hasta hacer un total de 26,9 millones. Según los datos presentados ayer, a 31 de diciembre el porcentaje de ejecución, es decir, las obligaciones de pago reconocidas, era del 90,39%, lo que equivale a 24,3 millones de euros. El resto del dinero, exactamente 2.588.624,12 euros, se quedó sin gastar y pasa a figurar como remanente para su posible incorporación al presupuesto de 2018.

La ley permitía un incremento del 2,1% sobre el gasto de 2016, pero al final fue del 63%

En términos de ejecución del presupuesto, estos datos mejoran notablemente los del cierre del año anterior, cuando de 19,6 millones de euros de presupuesto se gastaron 15,4, que representaban el 78,7%. Sin embargo el hecho de haber gastado 8,8 millones de euros más que en 2016 contraviene las normas de estabilidad presupuestaria. La Intervención municipal ya advirtió de esta posibilidad en un informe emitido en mayo, cuando Servicios Sociales estaba a punto de aprobar una modificación presupuestaria de 5,5 millones de euros para, entre otras cosas, dotar de fondos la segunda convocatoria de la renta social municipal.

Una advertencia en mayo

«Es previsible que a final del ejercicio se incumpla el límite máximo de gasto tanto en la fundación como a nivel consolidado (todas las entidades que conforman el grupo Ayuntamiento)», recogía el aviso de la interventora. La concejala Eva Illán restó entonces importancia a esa posibilidad, indicando que el organismo que preside «lleva incumpliendo la regla de gasto desde 2013, y ese exceso de ejecución se compensa con el déficit de otras áreas municipales». En esta ocasión, sin embargo, no fue así.

El cálculo de este parámetro de la ley de estabilidad no se hace sobre la totalidad del gasto, sino que quedan excluidas por ejemplo las actuaciones financiadas con fondos finalistas procedentes de la UE y otras administraciones públicas. Así, de los 24,3 millones de euros ejecutados, a efectos de cumplimiento de la regla de gasto solo constan como gasto computable 16,9 millones. El máximo permitido eran 10,6 millones de euros, por lo que el exceso en el que incurrió Servicios Sociales fue de 6,3 millones. Dicho de otra manera, la ley permitía a la fundación incrementar su gasto en un 2,1% con respecto a los 10,3 millones de 2016, pero el aumento real fue del 63%. Como Illán señaló en su momento, no es la primera vez que Servicios Sociales se salta los límites, pero en otras ocasiones el incumplimiento fue más moderado. En 2016, por ejemplo, el techo estaba puesto en 10,4 millones de euros y la fundación lo sobrepasó en medio millón. Esa situación pudo ser compensada a nivel general por el mayor ajuste a sus propios topes que hubo en otros departamentos municipales.

Ahora, sin embargo, se trataría de compensar más de seis millones de euros, algo que no es posible. Y más cuando el propio Ayuntamiento excede en 1,7 millones el techo de 117,3 que le venía impuesto. También se ha pasado, aunque apenas por 10.500 euros, Divertia. El resto de entes municipales cumplieron, Emulsa con un gasto computable de 810.000 euros por debajo de los 35 millones que se le permitían, la Fundación de Cultura dentro de su tope por 424.000 euros, el Patronato Deportivo por 368.000 euros y la Empresa Municipal de Vivienda por apenas 44.000 euros.

De la suma de todos, y restada la compensación que se obtiene por los resultados positivos que tuvo el fondo de capital riesgo Gijón Invierte, resulta que el conjunto del Ayuntamiento superó la regla de gasto, que estaba fijada en 201 millones de euros, en 5,5 millones. Frente al incremento permitido del gasto del 2,1%, se incurrió en un aumento del 3,86%, lastrado principalmente por las cuentas de Servicios Sociales.

Transferencias corrientes

Las transferencias corrientes, entre las que se incluyen la renta social municipal, las ayudas de emergencia o las subvenciones a entidades del tercer sector, supusieron el año pasado 11,8 millones de euros, que suponen una ejecución del 91,3% de lo presupuestado para este capítulo y un 48,6% del gasto real de la fundación. Al gasto corriente, que además de los suministros a instalaciones municipales incluye por ejemplo las becas comedor, se dedicaron 6,9 millones, un 84,6% de lo presupuestado.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos