La construcción cree que sin las ayudas a la rehabilitación se perderán mil empleos

Rehabilitación de fachadas en el polígono de Pumarín.
Rehabilitación de fachadas en el polígono de Pumarín. / PALOMA UCHA

Las empresas instan al Ayuntamiento a agilizar la redacción de las nuevas bases para dar fondos a los proyectos de renovación de fachadas

ANDRÉS PRESEDO GIJÓN.

Las empresas del sector de la rehabilitación vaticinan una debacle para el empleo en Gijón. Sin embargo, el concejal delegado de Urbanismo, Fernando Couto, opina que la paralización parcial de las subvenciones municipales a este tipo de obras no tendrá incidencia alguna en ese ámbito. Son dos puntos de vista totalmente divergentes sobre una medida que, eso sí, ha causado una enorme preocupación en las empresas que, casi de forma exclusiva, realizan este tipo de trabajos y que, creen, se verán seriamente afectadas a corto plazo con una más que importante ralentización.

El anuncio lo hizo el pasado martes la concejala de Hacienda, Ana Braña, en respuesta a un informe de la Sindicatura de Cuentas que exige una reformulación de las ayudas a la rehabilitación de fachadas, con nuevas bases y condiciones y que, se presume, supondrá el final del 'pan para todos' que se viene aplicando en Gijón para este tipo de obras desde hace treinta años.

Más información

De momento, solo se dará salida a los 481 expedientes acumulados en el Ayuntamiento de Gijón hasta el 31 de diciembre pasado. Lo que pueda suceder a partir de ahora es, de momento, una incógnita y, en primer término, dependerá del tiempo que se tarde en publicar las nuevas bases.

Así las cosas, fuentes empresariales aseguraron que «no estamos en contra de que se modifiquen las bases, pero se puede hacer en menos de un mes. No es de recibo que se hable de seis meses para ello». «Además, no se pueden cambiar las condiciones sin previo aviso. A muchas comunidades les afectará gravemente», añadieron.

En primavera, despidos

Igualmente, y en el mismo tono crítico con la decisión municipal, aseguran que «no sabemos si son conscientes de lo que supone una medida de este tipo para la economía local y toda la riqueza que origina este sector en tasas, impuestos, empleo... Con la obra contratada hasta ahora podremos trabajar, como máximo, hasta agosto o setiembre, pero en primavera seguro que empezarán a producirse despidos». «De persistir esta situación en el tiempo, entre ochocientos y mil trabajadores se irán al paro», auguran.

Para tratar de aclarar todos los extremos y las consecuencias de esta paralización de las subvenciones, los responsables del sector de la construcción en la ciudad han solicitado una entrevista con el concejal delegado de Urbanismo, Fernando Couto, y con la edil de Hacienda, Ana Braña. El propósito es saber qué sucede con los expedientes ya iniciados, preguntar sobre si seguirá habiendo presupuesto para ayudas en un futuro y, en suma, obtener información sobre una medida de la que, dicen, «nos enteramos por la prensa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos