La renovación de las cámaras de vigilancia se realizará por fases por su elevado coste

Esteban Aparicio calcula que la actualización de los más de sesenta dispositivos supondrá una inversión de varios millones de euros

P. L. GIJÓN.

Las más de sesenta cámaras de videovigilancia instaladas en diferentes puntos de la ciudad necesitan actualizarse para que cumplan su función de manera más eficaz. Esta renovación supondrá un gasto de «varios millones de euros», por lo que será necesario acometerla por fases. Así lo explicó ayer el concejal de Seguridad Ciudadana, Esteban Aparicio. Con una antigüedad aproximada de tres décadas, estos dispositivos no tienen mucha capacidad de almacenamiento, de modo que es muy difícil que puedan grabar de manera continua.

Además, su resolución no es muy nítida y las imágenes que recoge no permiten apreciar detalles pequeños. El Ayuntamiento ya ha comenzado las gestiones para obtener el permiso de Delegación del Gobierno para poder llevar a cabo esta renovación. Así las cosas, solicitó informes tanto a la Policía Local como a los servicios jurídicos municipales para, a partir de ellos, elaborar la solicitud que se enviará al organismo. La idea es que esta actualización de las cámaras de videovigilancia vaya pareja a la construcción de la nueva jefatura de la Policía Local. La futura sede tendrá una sala de control que lleva implícita la modernización de todos los equipos.

El objetivo es que, desde esa estancia, se centralice todo lo que tiene que ver con la videovigilancia. Este plan se agilizó a raíz de las agresiones registradas este verano. Sobre todo, por el brutal ataque que sufrió Germán Fernández en la zona de Fomento.

Fotos

Vídeos