La izquierda reclama la continuidad de la renta social para «facilitar» ajustes presupuestarios

Los concejales de IU Ana Castaño y Aurelio Martín. / JORGE PETEIRO
Los concejales de IU Ana Castaño y Aurelio Martín. / JORGE PETEIRO

Xixón Sí Puede e IU condicionan también su abstención a dedicar más recursos a fachadas y mantener la ayuda a la Semana Negra

MARCOS MORO GIJÓN.

La abstención de Xixón Sí Puede e IU para permitir modificaciones del presupuesto prorrogado de 2017 tiene un precio. Ambos grupos de la izquierda expusieron ayer, cada uno por su lado, las condiciones que han trasladado al gobierno local para desbloquear los ajustes presupuestarios. Una situación que impide desde febrero hacer frente a importantes inversiones en obras comprometidas para la ciudad, así como a la renovación de convenios nominativos.

Ambas formaciones coinciden en una parte importante de sus peticiones, las cuales inciden en un compromiso de inclusión de inversiones sociales y culturales en las sucesivas modificaciones presupuestarias que proponga el gobierno local y en el futuro plan económico-financiero del Ayuntamiento.

A través de sus respectivos portavoces, Mario Suárez (XSP) y Aurelio Martín (IU), los dos grupos reclamaron a Foro que se garantice la continuidad de la renta social y que se abran a lo largo de este año dos convocatorias de forma que a las tarjetas ya concedidas no se les agote la prestación cuando se cumpla el año como usuarios de los perceptores.

Más información

Xixón Sí Puede e IU también ponen como condición para abstenerse en los plenos que dediquen más recursos para la rehabilitación de fachadas y barrios degradados. El portavoz de la formación morada, Mario Suárez, concretó su exigencia en este aspecto y pidió a Foro dotación para afrontar los proyectos de Monteana y Contrueces. Los dos grupos también reclaman el mantenimiento del acuerdo al que se llegó el año pasado con la Asociación Semana Negra que fijó un aumento de la aportación municipal al certamen hasta los 175.000 euros anuales.

En cuanto a las demandas particulares de cada grupo, Xixón Sí Puede considera «irrenunciable» que se incluyan inversiones asimismo para los siguientes temas: la puesta en funcionamiento del mecanismo que permita licitar la escuela infantil en el antiguo Colegio Cabrales; destinar una parte del dinero que iba al Sporting hasta ahora a los clubes deportivos de base de la ciudad, poniendo el acento en los equipos femeninos, tomar medidas encaminada a efectuar el cierre de la pista de patinaje de Moreda, apoyo al Festival LEV de música; dinamización efectiva de las parcelas rústicas de propiedad municipal y elaborar un plan de usos para el Monte Deva.

Suárez del Fueyo, que estuvo acompañado por Alberto Montero, portavoz de Economía de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados, explicó que esta enumeración constituye «una serie de condiciones imprescindibles para que Xixón Sí Puede facilite realizar las modificaciones presupuestarias que hasta el momento no se han efectuado». Además de garantizar la continuidad de la renta social, la formación morada juzga asimismo «fundamental que se contemple una financiación adecuada para las ayudas de emergencia, las becas de comedor y la mejora del servicio de ayuda a domicilio».

«Nos preocupa que se llegue a una situación de estancamiento absoluto de la ciudad», admitió el portavoz de Xixón Sí Puede.

Por su parte, IU pide negociar un conjunto de criterios para las inversiones municipales que vaya más allá de los ajustes presupuestarios en esta materia que se llevarán al Pleno de la próxima semana por importe de 13,9 millones de euros. Para la coalición de izquierdas es importante también aumentar la aportación municipal a equipamientos culturales. Bibliotecas y museos principalmente. Además, defiende un incremento de la dotación para el festival LEV de música y que se dote de partida al Plan Integral de Juventud.

«Si quieren sacar adelante inversiones, Foro, que gobierna en minoría, tiene que hacer gestos donde el resto de grupos municipales nos veamos reflejados», remarcó Aurelio Martín, quien ratificó la «voluntad de acuerdo y negociación» de sus dos concejales.

Negociación en tres fases

La concejala de Hacienda, Ana Braña, tomó nota ayer de las reclamaciones de la izquierda y aseguró que el gobierno local «intentará amoldarse» para conseguir el apoyo expreso o abstención de los grupos de la oposición, de tal forma que obtenga una aritmética favorable para sacar adelante las modificaciones presupuestarias propuestas y el propio plan económico-financiero. Braña anticipó que la negociación «se llevará a cabo en tres fases o momentos», coincidiendo con dos plenos en abril (uno de ellos extraordinario) y otro más en mayo. La edil aseguró que está pendiente del informe de estabilidad que está elaborando la interventora. Éste «dictaminará qué parte del remanente de Tesorería queda libre y cuál es la capacidad de financiación del Ayuntamiento (si se puede usar o no)».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos