300 rentas sociales por semana

Una comerciante coloca la pegatina de la renta social.
Una comerciante coloca la pegatina de la renta social. / D. MORA

La ayuda media es de 2.100 euros anuales, con beneficiarios que llegan a los 5.000

IVÁN VILLAR GIJÓN.

A principios de esta semana CaixaBank, tras la oportuna autorización de la Fundación Municipal de Servicios Sociales, entregó las primeras cuatro tarjetas de la renta social municipal, cargadas con la ayuda correspondiente a cada beneficiario para que pueda adquirir con ella productos en los comercios de la ciudad que colaboran con este programa. Según explicó la concejala Eva Illán, han servido de prueba para ver si el sistema organizado para hacer llegar estos fondos a las personas más necesitadas tenía algún fallo «y todo ha funcionado fenomenal». Las primeras compras realizadas con ellas fueron gafas graduadas y artículos de ropa y calzado. «Que hayan optado por este tipo de artículos es muy ilustrativo para aquellos que tenían dudas sobre la necesidad de estas tarjetas», señaló la edil. A partir de ahora, el programa debe coger velocidad de crucero.

El lunes, Eva Illán firmó una resolución autorizando un paquete de cien nuevas ayudas de renta social y ayer hizo lo propio con otro de 300. «Ahora es CaixaBank quien tiene que activar las tarjetas con las cantidades aprobadas. Y el tiempo medio desde que se firma la resolución es una semana», explicó. En ese plazo, por tanto, se espera que ya haya 400 tarjetas en circulación. Después la intención es «ir aprobando resoluciones con 300 autorizaciones cada semana».

La primera convocatoria de la renta social municipal se cerró con 3.867 solicitudes. Los equipos de valoración de Servicios Sociales ya han estudiado más de dos mil, con informes favorables a la concesión de la ayuda en tres de cada cuatro. En lo que respecta a la cuantía aprobada en cada caso, Eva Illán aseguró que la media ronda los 2.100 euros. Esa cantidad, correspondiente a doce meses, se carga en un único pago en la tarjeta y el beneficiario tiene un plazo de un año para gastarlo en los comercios y artículos autorizados. La edil añadió que se están dando casos donde la ayuda que corresponde al solicitante supera los 3.000 euros, llegando incluso hasta los 5.000. Dado que el programa de gestión informática puesto en marcha por CaixaBank no está preparado para manejar cantidades tan altas, en algunas situaciones «habrá que articular un sistema con dos tarjetas», es decir, cargar la renta social en dos partes.

Illán confirmó que a lo largo de este mes se aprobará la segunda convocatoria, dotada con tres millones de euros. Podrán presentarse solicitudes hasta noviembre, para poder tramitarlas antes de fin de año.

Más noticias

Fotos

Vídeos