Partidos, sindicatos y asociaciones respaldan a la alcaldesa de Gijón ante los carteles sexistas

Partidos, sindicatos y asociaciones respaldan a la alcaldesa de Gijón ante los carteles sexistas

Critican el uso de imágenes «machistas» por parte de un sindicato en el Pleno

Iván Villar
IVÁN VILLARGijón

En 1974 se estrenó en los cines españoles la película 'Señora doctor', dirigida por Mariano Ozores y protagonizada por Lina Morgan. En su cartel, una ilustración obra del dibujante Montalbán, el personaje principal aparecía vestido con un uniforme médico de falda corta y con un fonendoscopio colgado del cuello. 44 años después, el sindicato Usipa ha recuperado esa imagen para ilustrar varias octavillas que, junto al lema 'queremos cobrar... carrera profesional', repartieron el miércoles por el Ayuntamiento coincidiendo con la celebración del Pleno municipal. En otras replicaban el cartel de 'La llamaban la madrina', de 1973, también de Lina Morgan y obra del mismo ilustrador, con su protagonista en minifalda y contando billetes dentro de un sobre. En este caso el dibujo se acompañaba del texto 'vestuario 2017 ¿ónde tan les perres?'. Los representantes sindicales exhibieron esta segunda imagen en varios carteles desde la bancada del público del salón de plenos y dejaron octavillas por el suelo de esta misma estancia y por otras dependencias de la Casa Consistorial. También se repartieron en mano a quienes entraban al Ayuntamiento de Gijón.

Al finalizar la sesión plenaria la alcaldesa manifestó su malestar con estos pasquines, uno de los cuales hacía referencia a su profesión de cirujana, que calificó de «vejatorios». Anunció además que los llevaría a la próxima comisión municipal de Igualdad para intentar lograr un rechazo conjunto de los grupos municipales a la exhibición de estas ilustraciones en el marco de una protesta sindical y, además, en la propia sede municipal. Al margen de lo que se trate el lunes en esa comisión, Carmen Moriyón recibió ayer el apoyo de sus compañeros de Corporación y las octavillas motivaron expresiones de repulsa no solo desde el ámbito municipal.

Una de las primeras entidades en manifestarse fue el Consejo de Asociaciones de Mujeres de Gijón, del que forman parte las áreas de la mujer de los diferentes partidos políticos, las secretarías de igualdad de los sindicatos CC OO, UGT y USO, las comisiones de la mujer de las federaciones vecinales rural y urbana y una docena de asociaciones de mujeres. En un comunicado, consideró «intolerable el libelo sexista, vejatorio y machista que ataca la dignidad de la alcaldesa por ser mujer y, por extensión, a todas las mujeres». Trasladó su «más decidido apoyo» a Carmen Moriyón y su «profunda repulsa al pasquín». Recordó que Usipa «es miembro de la comisión de Igualdad» y consideró que «cualquier entidad política, sindical, social o de otra índole tiene derecho a la crítica y a la reivindicación, pero ello no conlleva denigrar a las personas». Destacó finalmente que Gijón se ha definido públicamente como una ciudad «que no tolera las agresiones sexistas» y remarcó que «no hay agresión pequeña».

Sindicato de enfermería

También el sindicato de enfermería Satse Asturias expresó su malestar con el modo en el que los representantes sindicales ilustraron las octavillas utilizadas durante su protesta contra el equipo de gobierno municipal. Criticó que Usipa «vea así a las enfermeras» y consideró que «ya está bien de imágenes sexistas de nuestra profesión».

Desde la Corporación la crítica al sindicato también fue unánime. Para la concejala socialista Marina Pineda, «es intolerable que se utilicen imágenes manifiestamente machistas en cualquier tipo de reivindicación». En su opinión, «los reiterados incumplimientos del gobierno municipal con los empleados públicos no justifican la utilización de este tipo de caricaturas sexistas».

Nuria Rodríguez, de Xixón Sí Puede, trasladó su «apoyo a la alcaldesa, como a cualquier compañera». Aseguró «no entender el objeto de ese dibujo, que poco tenía que ver con las reclamaciones del sindicato» y consideró que «las reivindicaciones de todo tipo pueden hacerse cuidando las formas y dentro de un marco de respeto, en este caso a las mujeres». Añadió no obstante que deben ser «las expertas en igualdad las que valoren esta cuestión en la comisión y tomen una decisión al respecto. A título personal, como mujer e independientemente de mi cargo de concejala, a mí me pareció insultante y no sé por qué siempre se tienen que hacer ese tipo de referencias a las mujeres».

Degradación del Pleno

El portavoz del PP, Pablo González, dijo «no estar seguro de las intenciones que tenían los representantes sindicales, pero si cuando alguien plantea una queja de una forma determinada hay quien se siente ofendido, es que la forma no ha sido la adecuada. Hay que saber conjugar la libertad de expresión con el respeto a los demás. Y si a la alcaldesa le ha parecido un exceso y que atenta contra su dignidad, está bien que lo diga y que el sindicato se retracte».

Aurelio Martín, de IU, transmitió «toda nuestra solidaridad» a la regidora y calificó de «inadmisible» el uso de esas ilustraciones. «Me parecen intolerables, porque rezuman un machismo del siglo pasado. No es de recibo lo ocurrido».

El portavoz de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola, hizo un llamamiento a «la reflexión de todos los grupos municipales por la degradación que está padeciendo el Pleno y para evitar que se repitan hechos como los de esta semana, tanto en lo que se refiere a las pancartas de un sindicato degradando la imagen de nuestra alcaldesa como los insultos y descalificaciones que miembros de la plataforma antidesahucios profirieron contra un concejal de grupo popular».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos