El repunte de las ventas en Gijon duplica el número de agencias inmobiliarias en tres años

El repunte de las ventas en Gijon duplica el número de agencias inmobiliarias en tres añosGráfico
Edificio de viiendas en construcción en la calle de Munuza. / Damián Arienza

Más de 160 empresas se dedican ya a un negocio que registra cuatro años consecutivos al alza

ÓSCAR PANDIELLOGIJÓN.

Ya sea en el centro o en los barrios más periféricos de la ciudad, solo hace falta dar una vuelta para comprobar que la proliferación de las agencias inmobiliarias en Gijón es un hecho. Sin embargo, más allá de las impresiones, las cifras confirman que la recuperación del sector inmobiliario ha llamado con fuerza a muchos nuevos empresarios, que han visto en la venta y alquiler de pisos una oportunidad clara de negocio. Así, según los datos recogidos por la Asociación Inmobiliaria de Asturias (Asocias), actualmente trabajan en la ciudad «unas 160» agencias. Teniendo en cuenta que en 2014 había activas 71, en apenas cuatro años la cifra se ha disparada a más del doble.

Teniendo en cuenta que no existe un registro oficial, la asociación echa cuentas del aumento de la actividad a través de su experiencia de trabajo y de las firmas que operan a través de los portales inmobiliarios. Pero, ¿a qué se debe este aumento? Principalmente al notable incremento de compraventas que se está dando en la ciudad desde que el mercado llegase a su punto más bajo en enero de 2013. Ese año se cerró con apenas 1.062 transacciones, muy lejos de las 4.600 que se firmaron poco antes del estallido de la burbuja. Desde ese punto de inflexión, las ventas de inmuebles han ido recuperando aire progresivamente hasta el pasado año. Según los datos del Ministerio de Fomento y del Notariado, 2017 se cerró con 2.622 ventas, lejos del pico de 2006 pero con cuatro años consecutivos de repunte.

Este aumento en las transacciones, sin embargo, no se está traduciendo en los precios. Si bien estos ya llegaron a su mínimo histórico desde el comienzo de la crisis, su valor no ha ascendido como cabría esperar. Así, desde 2015, las estadísticas apuntan a un precio de oferta de 1.500 euros el metro cuadrado de media en el conjunto de la ciudad. A ojos de César Nozal, coordinador de Asocias, esta circunstancia se debe al «lastre demográfico» que arrastra la región.

El envejecimiento del municipio impide que la demanda se renueve y esto estanca los precios

En este sentido, basta consultar la tipología de comprador de pisos, atendiendo a los tramos de edad, para comprobarlo. La franja en la que más compraventas se realizan es la que va de los 40 a los 44 años y, con el paso de los años, esta cifra irá aumentando a causa de la escasa renovación de la pirámide poblacional asturiana y de la escasa capacidad con la que cuentan los jóvenes para emanciparse. «¿Por qué no sube en Asturias y sí en Madrid u otros lugares? Mucha gente de 20 años se va a estudiar o trabajar fuera y quizás decida no volver. Eso, más la gente que no ha nacido, genera unos perfiles de compra que se concentran en torno a los 40-44 años, que coincide con el nicho poblacional más numeroso. Hay muy poca renovación de la demanda y, obviamente, esto no solo afecta al mercado mobiliario», asevera Nozal.

Alquileres al alza

Un caso distinto es el de los alquileres. Al contrario de lo que ocurre con las compraventas, los precios no paran de subir en las principales localidades asturianas. En Gijón, según el último informe anual de Idealista, los precios ascendieron un 5,3% respecto a 2017. En este caso, la irrupción de las nuevas plataformas 'online' ha hecho que muchos propietarios decidan sacar sus pisos del circuito para ofertarlos por semanas o meses.

«Se está dando el efecto de los pisos vacacionales, como en muchos otros puntos de España. Viviendas que salen del mercado y, en vez de alquilarlas durante todo el año, se destinan para un alquiler puntual. Eso produce que haya menos oferta, que los mejores pisos salgan del mercado y que los precios del alquiler suban», corrobora Nozal. Cimavilla, La Arena y la zona centro son los puntos de la ciudad más afectados por este fenómeno.

El arrendamiento sube más de un 5% anual a causa de la irrupción de los pisos vacacionales

Esta bajada de la oferta también se traduce en una peor capacidad de elección por parte de las personas que buscan un nuevo piso de alquiler. Así, los inmuebles con más salida apenas duran unos días en manos de las inmobiliarias. Esto, unido a la urgencia de muchos clientes por elegir un nuevo hogar, ha hecho que proliferen prácticas poco éticas entre algunas agencias. Por ejemplo, se anuncian pisos de buenas características a precios asequibles que, o bien ya están alquilados o nunca estuvieron en el mercado. ¿El objetivo? Que estos anuncios ejerzan como gancho para colocar otros pisos con peores características y precios.

En relación a estas prácticas, Nozal confirma que son fraudulentas y denunciables ante Consumo. Además, dejan en mal lugar la credibilidad de todo el sector en la ciudad. «Hay agencias que no tienen capacidad ni para tener una sede. La cosa es poner al dinero o al cliente como objetivo», concluye el agente inmobiliario.

Más información

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos