El Principado paraliza la unidad de convalecencia de la Mixta por falta de recursos

El Principado paraliza la unidad de convalecencia de la Mixta por falta de recursos
Un paseante, ante la Residencia Mixta de Pumarín. / JOAQUÍN PAÑEDA

La veinticuatro plazas adecuadas en la planta quinta del geriátrico seguirán sin uso si la Junta no aprueba un crédito extraordinario

CHELO TUYA GIJÓN.

«Hacemos lo posible para cumplir el compromiso: abrir la primera unidad de convalecencia, o sociosanitaria, a final de año. Como ya dijimos, será en la Residencia Mixta, la mayor de Asturias. Habilitaremos 24 plazas en un ala de la planta quinta. Eso supondrá la contratación de 18 personas: seis profesionales de enfermería y doce auxiliares. El coste de la obra es de 300.000 euros. El de la plantilla, de 500.000». En mayo del año pasado, la consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, comprometía en la Junta la apertura de la citada unidad, pionera en la red pública asturiana.

Sin embargo, el dispositivo, perfectamente acabado y a la espera solo de usuarios, seguirá vacío. Ni en diciembre entraron los 24 usuarios previstos ni, de momento, hay previsión de apertura. «La prórroga presupuestaria lo ha ralentizado todo», señaló la consejera socialista. Lo hizo ayer, también en la Junta, donde explicaba las consecuencias que para su departamento tendrá que el Principado no cuente con cuentas nuevas para 2018, sino que tenga que continuar con las del año pasado. «Necesitamos que el Servicio Público (Sespa) financie el servicio con 748.000 euros y, para ello, debe solicitarlo en la ley de crédito extraordinario que se está negociando ahora».

Se refiere Varela a los 111 millones que el Gobierno regional negocia ahora con los grupos parlamentarios, aunque debe ser la Consejería de Sanidad la que lo incluya en sus preferencias. «Y eso haremos», aseguró el consejero Francisco del Busto, en su turno en la Junta para dar cuenta de los recortes que deberá aplicar en su departamento debido a la prórroga presupuestaria.

Sin embargo, dejó claro Del Busto que todo el proceso implica «más retrasos. Nos gustaría tener la unidad en funcionamiento en el primer trimestre, pero todo depende de la negociación y, después, de la tramitación que lleve el proyecto».

Servicio gratuito

Unos plazos que suponen un nuevo retraso para un dispositivo anunciado ya para 2017. El acuerdo entre las consejerías de Sanidad y Servicios y Derechos Sociales para llevarlo a cabo llegó después de que las patronales geriátricas, tanto Ascege como Unade, pusieran encima de la mesa la necesidad de utilizar plazas geriátricas como sustituto a las hospitalarias para enfermedades de largo recorrido.

El protocolo que regirá el uso de las 24 plazas de la Residencia Mixta de Pumarín lo marcará el Hospital de Cabueñes, desde donde llegarán derivados los pacientes que ya no necesiten una atención hospitalaria, pero no estén preparados aún para vivir de forma autónoma. El uso de las plazas se prolongará hasta dos meses y medio y será de carácter gratuito. La de Gijón, ubicada en el mayor geriátrico público de la región, se consideró al unidad de pruebas. Pilar Varela anunció que todas las áreas contarán en el futuro con dispositivos similares. En el calendario original, Avilés y Oviedo dispondrían de ellas en 2019.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos