Los restos arqueológicos de madera y cuero de Tabacalera se tratarán en Irún

Son trece piezas, entre ellas una silla del siglo V, que estaban sumergidas en el aljibe y que deben someterse a un proceso de liofilización

I. VILLAR GIJÓN.

Trece piezas de madera y cuero halladas durante la campaña de excavaciones arqueológicas que tuvieron lugar entre 2007 y 2009 en la antigua fábrica de tabacos abandonarán Gijón rumbo a Irún para someterse a un proceso de liofilización -deshidratación en vacío-, necesario para garantizar su conservación y su futura exposición al público cuando Tabacalera reabra sus puertas como equipamiento cultural. Esta técnica consiste en una primera limpieza en húmedo de las piezas, la posterior sustitución del agua presente en las mismas por un polímero plástico (polietilenglicol), su crionización a una temperatura de 40 grados bajo cero y finalmente su secado en un liofilizador, hasta su completa deshidratación.

Los restos arqueológicos que se descubrieron en el fondo del aljibe romano desenterrado en Tabacalera han estado sometidos desde su localización a tratamientos de conservación preventiva. Sin embargo, algunos de ellos «aún no se han secado adecuadamente», lo que podría provocar su deterioro como consecuencia de la acción de diferentes microorganismos. La liofilización evitaría ese riesgo. Para someter las piezas a ese proceso la Fundación Municipal de Cultura prevé firmar un convenio de colaboración con la Diputación Foral de Guipúzcoa, que se haría cargo de las tareas sin coste alguno en el Centro de Patrimonio Mueble de Guipúzcoa. El acuerdo solo está pendiente del visto bueno del consejo de administración. La otra opción habría sido llevar las piezas a los laboratorios Art Nucléart de Grenoble, en Francia.

Entre las piezas hay restos de sandalias, dos cubos de madera y varios recipientes. Destaca, no obstante, una silla casi completa del siglo V.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos