El retraso de la convocatoria regional deja cerradas durante meses las escuelas taller

Alumnos del módulo de atención sociosanitaria de la edición que acaba de finalizar, prestando atención a personas discapacitadas en las instalaciones de Cocemfe. / AURELIO FLÓREZ
Alumnos del módulo de atención sociosanitaria de la edición que acaba de finalizar, prestando atención a personas discapacitadas en las instalaciones de Cocemfe. / AURELIO FLÓREZ

El Ayuntamiento se ha visto obligado a despedir a los monitores, que no tendrán nuevo contrato hasta julio o agosto

IVÁN VILLAR GIJÓN.

El pasado 15 de diciembre llegaron a su fin las escuelas taller Espacios Verdes y Gijón Social, que iniciaron su andadura en junio de 2016 con ocho módulos que durante año y medio dieron formación y empleo a 64 jóvenes. El Ayuntamiento ya tiene sobre la mesa nuevos proyectos para dar continuidad al programa, pero no podrá hacerlo hasta que el Principado, que es quien tiene atribuidas las competencias para su gestión, le conceda las ayudas necesarios para financiarlo. Y ni siquiera se ha publicado aún la convocatoria para optar a ellas. La última se publicó el 7 de enero de 2016 y se resolvió en mayo de ese año, con 1,3 millones de euros que permitieron abrir las escuelas taller en junio. Entonces llevaban ya seis meses y medio cerradas, desde la finalización de las anteriores.

Ahora la previsión es que transcurra un plazo similar hasta retomar su actividad. Si la convocatoria llega en enero, los responsables de Empleo creen que las escuelas taller podrían reactivarse en julio o agosto. Hasta entonces no será posible recuperar a los monitores, una plantilla de doce personas que ha visto rescindidos sus contratos hasta nuevo aviso.

«Hace años no había estos parones. Terminaba un proyecto e inmediatamente estaba ya otro en marcha. A veces incluso se solapaban y teníamos que renunciar a alguno. Pero ahora pasa una media de seis meses entre una escuela y otra», lamenta Mariano Fuentes, director de la escuela Gijón Social. Como interino, «posiblemente ahora vaya a un colegio hasta que salga la nueva convocatoria». No obstante, señala que la mayoría de los docentes tendrán que ir al paro hasta que se retome el programa ya en verano. Joaquín Aguirre, monitor durante esta última edición del módulo de instalación y mantenimiento de jardines y zonas verdes, cree que «deberían afinarse mejor las convocatorias y ajustar los tiempos, como se hacía antes, para que no ocurra esto».

Un estímulo para seguir

Más allá de la situación de estos trabajadores, el cierre temporal de las escuelas taller también perjudica a sus potenciales beneficiarios, muchos de ellos jóvenes «que no encajan en la formación reglada». Además de aprender un oficio, mientras participan en este programa durante un semestre reciben una beca diaria de nueve euros por día lectivo en la fase de formación teórica, tras la que pasan un año de aprendizaje práctico durante el cual ven asegurados unos ingresos equivalentes al 75% del salario mínimo interprofesional. Muchos alumnos encuentran trabajo al finalizar la escuela y otros hallan en ella un estímulo para continuar otros estudios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos