Roban 180 tapas de alcantarilla por valor de más de 12.000 euros en una semana

Registros sin tapas, sustraídas de forma masiva durante los últimos días.
Registros sin tapas, sustraídas de forma masiva durante los últimos días. / E. C.

Los ladrones sustrajeron los registros de la Empresa Municipal de Aguas de la parroquia de Tremañes y el polígono de Somonte

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

La Policía Nacional investiga el robo de 180 tapas de alcantarillas y registros del Ayuntamiento en Tremañes y el polígono de Somonte. Según explicaron ayer fuentes municipales, el valor de los elementos sustraídos supera los 12.000 euros, «pero el perjuicio ocasionado a la Empresa Municipal de Aguas (EMA) es muy superior».

Los robos fueron perpetrados en la última semana. Las primeras pesquisas apuntan a una banda dedicada a la sustracción de metal y cuyos integrantes podrían contar con antecedentes por hechos similares.

Cada elemento robado pesa en torno a 25 kilos y cuenta con los anagramas de la EMA o del Ayuntamiento de Gijón. «Para poder llevarse las tapas, los ladrones han de ayudarse con ganchos o barras de uñas», apuntaron desde el Consistorio, que consideran que las piezas «son vendidas para que sean fundidas posteriormente».

Alertan, además, del «grave riesgo que supone para los peatones que circulan por estas zonas», pues el robo de los registros deja al descubierto un hueco de hasta dos metros de profundidad en alguno de los casos. «Pueden caerse con facilidad al no percatarse de la falta del registro, e incluso los conductores, que pueden verse sorprendidos por la falta y quedar bloqueados con sus vehículos», abundan desde gobierno local.

Los operarios del Empresa Municipal de Aguas (EMA) han procedido a señalizar en los últimos días las tapas en la mayoría de las alcantarillas, «y colocar los registros en muchos casos de forma provisional al no disponer de los repuestos necesarios», dado el volumen de elementos a reponer.

Grifa y pistola simulada

Por otra parte, un individuo fue detenido por la Policía Nacional la madrugada del miércoles tras ser sorprendido cuando intentaba forzar la puerta de un establecimiento hostelero de la zona centro. Fue un vecino el que alertó a las fuerzas de seguridad, las cuales, al personarse, «observaron cómo efectivamente había un hombre que tenía su mano derecha introducida por una pequeña ventana, situada por encima de la puerta de acceso al establecimiento, cuyo cristal previamente había roto», afirmaron fuentes de la Comisaría.

Al percatarse de la presencia policial, tiró al suelo una llave grifa y trató de huir, si bien fue interceptado en una calle cercana. Llevaba una pistola simulada dentro de una mochila. El Grupo I de la Policía Judicial que se encargó de la investigación puso al detenido a disposición judicial y la misma decretó su puesta libertad en la mañana de ayer. Cuenta con antecedentes por robo con violencia.

Fotos

Vídeos