Dos golpes consecutivos de bandas organizadas en Gijón ponen en alerta a la Policía

Dos golpes consecutivos de bandas organizadas ponen en alerta a la Policía
Nave del polígono de Mora-Garay en la que tuvo lugar el robo. / DANIEL MORA

Al butrón frustrado en la calle Roncal se sumó el robo en una nave de telefonía de Mora Garay. Se recuperó el material, pero los ladrones huyeron

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

Casi al mismo tiempo, con objetivos similares y a una distancia de apenas cinco kilómetros. Dos bandas criminales itinerantes dejaron su impronta la noche del domingo en Gijón, un municipio que en los últimos meses ha registrado varios asaltos perpetrados por integrantes de grupos especializados, que llegan, vigilan, cometen el golpe y huyen. La Guardia Civil frustró uno de esos robos con el arresto de seis individuos mientras hacían un boquete en la joyería Canteli de la calle Roncal desde un bazar anexo.

La investigación continúa abierta para determinar si los ladrones, todos de nacionalidad española y un amplio historial delictivo, contaban con algún cómplice que pudo huir y también si pudieran estar involucrados en otros sucesos similares ocurridos en la región.

Los detenidos pasarán en la mañana de hoy a disposición del juzgado de guardia. Al parecer, habrían accedido al bazar la mañana del domingo y podrían haber aprovechado la tarde de fútbol en El Molinón para perforar la pared hasta la caja acorazada. Los guardias les intervinieron numeroso material como piquetas, taladros, martillos y percusores. Ningún vecino se percató de lo que estaba ocurriendo pese a que estuvieron horas en el lugar trabajando. Tampoco los camareros de un bar cercano en el que los delincuentes tomaron varias consumiciones. La investigación apunta a que podrían haber estado los días anteriores dentro de la joyería, ya que conocían el lugar en el que se ubicaba la cámara acorazada.

A unos cinco kilómetros de la calle Roncal, en el polígono de Mora Garay de Tremañes, dos horas después, otra banda organizada perpetraba un robo en una nave de titularidad municipal alquilada a una operadora de telefonía móvil. Los ladrones se apoderaron de teléfonos y móviles valorados en 400.000 euros después de destrozar el portón de entrada. Lograron escapar tras una vertiginosa persecución por la A-66.

Saqueo en la tienda de Apple

El asalto en la nave de telefonía tiene lugar tan solo tres meses después de que un grupo criminal itinerante saquease la tienda de Apple de la céntrica calle de Los Moros. En esa ocasión, la Policía detuvo a dos de los delincuentes, de nacionalidad marroquí. Sus compinches lograron huir y hasta el momento no han sido arrestados. A estas acciones delictivas se suman los robos en viviendas unifamiliares del pasado mes de febrero en la parroquia de Somió.

Alrededor de veinte locales han sido objetivo de los butroneros desde 1993. La mayoría de las ocasiones fijan sus objetivos en joyerías, estancos, peleterías, tiendas de electrodomésticos e incluso entidades bancarias. Uno de los más sonados ocurrió en 1994 en la joyería Roibás, de donde se llevaron un botín de cien millones de pesetas tras acceder desde un negocio contiguo.

Pero para robo de película el del Banco Exterior en el año 1993. Los delincuentes trabajaron durante varios días para hacer el agujero por el que accederían a la oficina de la plaza del Carmen. Por el mismo hueco huyeron con cien millones de pesetas en mercancía y otros 20 en efectivo.

Nunca llegó a esclarecerse, como la mayoría de robos de este tipo que han quedado impunes. Los más recientes, los asaltos a la tienda de ropa Morollón en 2013 y a la joyería de la Acerona en ese mismo año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos