Roscones que enriquecen

Amelia Rodríguez muestra los roscones de Panrís. / J. PETEIRO
Amelia Rodríguez muestra los roscones de Panrís. / J. PETEIRO

Las confiterías ofrecen los famosos dulces, que cambian en algún caso sus figuras por premios en metálico e incluso lingotes de oro

LAURA CASTRO GIJÓN.

De bizcocho, de hojaldre, rellenos de almendra, nata, crema pastelera, trufa... Las posibilidades que ofrecen las confiterías para animar a decantarse por su roscón de Reyes son variadas. Cada una le da su toque personal y en el caso de Panrís y El Corte Inglés apuestan por intentar alegrar un poco más las fiestas sustituyendo las tradicionales figuras del interior por dinero e inlingotes de oro.

«Repartimos un premio de 1.000 euros, trece de 100 y mil vales regalo en nuestros productos», explica Emilio López, propietario de Panrís, quien lleva desde que abrió sus puestos en Gijón con esta peculiar tradición. «Queremos repartir alegría en el último momento. Este año entre el mal tiempo y que la gente tardó en animarse, la Navidad casi ha pasado de refilón. Esperemos que esto sirva para remontar un poco el espíritu», añadió.

También innovan, aunque con sabor argentino, en la confitería Punto Caramelo. A los clásicos roscones de bollo les añaden un ingrediente especial: el dulce de leche como relleno. «Cada vez triunfa más entre los gijoneses, que se ven muy atraídos por nuestra repostería», explicó la copropietaria, Soledad Sebastia.

En La Playa y Balbona prefieren mantenerse fieles a sus recetas tradicionales. «La fórmula es antigua, pero su sabor sigue siendo único», aseguró Inés Villaverde, gerente de la primera de estas confiterías, que lleva desde su apertura ofreciendo dos tipos de roscones: de bollo o de hojaldre relleno de crema de almendras. En Balbona también apuestan por conservar el legado de más de 32 años, que, reconocen, esconde ingredientes secretos. Así lo confirma Pablo Balbona: «Es una sorpresa que nos guardamos para nosotros».

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos