Sábado de folixa con mucha miga

Trubia (Cenero). La clase magistral sobre la elaboración del pan se prolongó durante toda la mañana. / AURELIO FLÓREZ

Trubia cocina pan casero durante más de seis horas con un horno recién construido y Granda cogió fuerzas para el concierto de hoy de Nuberu con una gran corderada, mientras Montevil se animaba con juergos y el ritmo de Assia

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

De la tierra a la mesa. Después de cuatro meses de trabajo, un grupo de vecinos de Cenero culminaron ayer, en las fiestas de Trubia, un proyecto ilusionante. Bajo el nombre de 'Habitantes paisajísticos', el trabajo se planteó como un homenaje y estudio de la cultura del pan. Así, se organizaron paseos temáticos, cultivos de cereales y, como colofón, la construcción de un horno casero para que los vecinos pudieran comprobar con sus propias manos el desarrollo de una cultura milenaria y el sustento de muchas generaciones. «Planteamos el estudio del pan como un proyecto artístico que abarca muchas disciplinas. Fuimos a visitar varios molinos tradicionales o el Ecomuseo del Pan en Oscos, charlando y aprendiendo los unos de los otros», explica la artista Virginia López, una de las impulsoras del proyecto.

Tres fines de semana se tardó en construir, entre una decena de voluntarios, el horno comunitario que ya luce en Cenero. Su estreno, de hecho, fue durante la mañana de ayer. «Se decidió acabarlo sobre estas fechas para que coincidiera con las fiestas de Trubia», añade López. De esta forma, los primeros en disfrutar del primer encendido fueron los quince vecinos que se habían inscrito en la actividad, «aunque se apuntó más curiosos sobre la marcha y llegamos a ser más de veinte personas». Fruto de las ganas de experimentar entre las diferentes levaduras, masas y cereales, la actividad se durante más de seis horas. Se aprovechó, asimismo, para plantar escanda de cara a futuros talleres y actividades relacionados con el pan. «Uno de nuestros objetivos era el de reivindicar la calidad y vitalidad de los alimentos. Ahora se ve mucho pan congelado y eso hay que combatirlo. El empobrecimiento del gusto y los sabores es algo malo para todos», concluye la artista.

Más allá del pan, Trubia disfrutó de un soleado sábado marcado por la animación y la sidra. Así, la sesión vermú y el cochinillo a la estaca culminó a medianoche con una concurrida verbena y el vistoso espectáculo visual de los farolillos voladores. Hoy, la última jornada de fiestas estará marcada por la gran fabada popular de las 15 horas.

Hoy llega Nuberu

Otro de los puntos más animados del concejo es Granda. La parroquia volvió a registrar ayer un gran ambiente en el que vecinos y visitantes aprovecharon la soleada jornada para disfrutar de la sidra, los amigos y la buena compañía. Así, tras la corderada, los más pequeños tomaron protagonismo con una gincana y un taller de maquillaje artístico. La jornada de hoy, asimismo, se espera intensa. La misa y los bailes de la mañana estarán acompañados de una gran fabada popular y, de noche, uno de los grandes atractivos de las fiestas. A las 21 horas, la XXI Noche Celta traerá este año a Nuberu, Salón Bombé y Irish Treble.

Montevil, por su parte, también vivirá su última jornada festiva por todo lo alto. Desde las diez se entregará el bollu y la botella de vino a los socios y, ya de tarde, se espera una multitudinaria comida vecinal antes de la música que echará el telón a las fiestas.

Fotos

Vídeos