«Tendrá sanidad quien la pueda pagar»

Los manifestantes iniciaron la marcha en defensa de la sanidad pública en la plaza de El Humedal.
/PALOMA UCHA
Los manifestantes iniciaron la marcha en defensa de la sanidad pública en la plaza de El Humedal. / PALOMA UCHA

Más de mil personas claman contra los recortes de personal y las listas de espera

LAURA CASTRO GIJÓN.

«La sanidad pública está en peligro». Este es el motivo que llevó a 1.200 personas, según cifraron los organizadores, a manifestarse ayer desde la plaza de El Humedal hasta la puerta del Ayuntamiento. Entre los asistentes, Ana Carpintero, miembro de Sanidad Sindical del CSI, quien hizo una advertencia clara: «Están privatizando servicios de manera soterrada». El problema, incidió Carpintero, comenzó con los recortes del 2010 y 2012, pero persiste en la actualidad con «un incremento brutal de las listas de espera y una escasez de personal en las plantillas. Estamos pasando un semáforo rojo y este servicio está en riesgo», agregó.

Es una opinión que compartían también algunos usuarios, quienes, a pesar del fuerte viento y el frío, se unieron a la manifestación. «¿Cómo no vas a estar aquí? Están llevando la sanidad hacia unos extremos que al final solo la tendrá el que la pueda pagar», espetó la prejubilada Ana Fernández. «Solo nos damos cuenta de lo que está pasando cuando acudimos a un centro de salud o al hospital con un familiar. Tenía una persona que necesitaba cuidados paliativos, le quedaban apenas quince días de vida y la mandaron a casa. Vivía sola, no tenía quien la cuidara y nos dicen que hay una larga cola también para esto», explicó Fernández. «¿Lista de espera para morir?», se preguntó. «En cuanto dijimos que lo podíamos pagar, nos abrieron el camino, pero ¿qué pasa con quien no se lo puede permitir?», agregó.

Augura un futuro aún más negativo para el sistema sanitario si no cambian las circunstancias. «Acabaremos viendo imágenes como las que llegaron de Estados Unidos, donde una mujer estaba en plena calle con el gotero y sin recibir atención médica», indicó. Afirmó estar «terriblemente preocupada» por la tendencia privatizadora del sistema y lo ejemplificó con las vacunas infantiles. «Las han dividido entre imprescindibles y recomendables. Para las segundas, tienes que pagar unos cien euros. Las familias que no se lo pueden permitir deben dejar a sus hijos sin vacunar cuando antes estaban todas incluidas en la Seguridad Social», dijo.

«Repunte de movilizaciones»

Mario Suárez, portavoz de Xixón Sí Puede, también acudió a la manifestación en defensa de la sanidad pública. «Es importante defender los servicios de todos los ciudadanos. Parece que empieza a haber un repunte de las movilizaciones, impulsado en parte por los pensionistas», comentó Suárez, quien añadió que estas protestas son la prueba de que «la crisis solo la han superado los poderosos. El empleo se ha precarizado. Cáritas habla incluso de trabajadores pobres. Los servicios públicos no han dejado de deteriorarse».

También se sumaron a la movilización de Gijón los miembros de la plataforma por la ampliación de la unidad neuropedriática del Hospital Universitario Central (HUCA). «Las listas de espera para consultas van de los ocho meses hasta los dos años. En nuestro caso, son niños con patologías graves, no hay derecho», afirmó la portavoz del colectivo, Eva Brandi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos