Saroma deja Begoña tras 22 años

Local de la cafetería Saroma, que cierra a final de mes. / DANIEL MORA

La cafetería cierra el local de la calle Menen Pérez y busca un nuevo espacio en el centro

LAURA FONSECA GIJÓN.

La cafetería Saroma servirá el próximo 30 de septiembre su café más amargo. Ese día, el tradicional local de mesas y sillas afrancesadas ubicado junto al paseo de Begoña, echará el cierre. Lo hará tras 22 años de presencia continua en la calle Menen Pérez. Se irá, pero no por voluntad propia. Sus responsables no han llegado a un acuerdo con los propietarios del bajo comercial para renovar el contrato de alquiler que mantenían desde hace diez años. Así lo explica Pedro Salas que, junto a su hermano Andrés, se hicieron con la cafetería en 2006.

Pedro y Andrés llevan algún tiempo buscando local en el que reubicar la cafetería. «Nuestra intención es seguir con el negocio pero aún no hemos dado con el local idóneo», detalla. No obstante, Pedro Salas no arroja la toalla y confía en que Saroma reabra como cafetería degustación en algún punto del centro de la ciudad. Hay varias opciones en mente, pero no quiere desvelar ni avanzar detalles. «No vaya a ser que luego no se concreten».

De momento, ya han colgado el cartel que anuncia su marcha el próximo 30 de septiembre y han ido informado a los clientes, entre los que figuran muchos fieles asistentes. Tanto, que entre sus usuarios «ha surgido alguno que nos ofertó o nos puso sobre la pista de algún local que estamos viendo», detalla Pedro Salas.

«Nos da mucha pena marchar; confiamos en poder reabrir en otro sitio», dice Pedro Salas

A Pedro le da pena que Saroma «tenga que marchar de Begoña. Han sido muchos años, ya que la cafetería, aunque nosotros la tenemos desde 2006, lleva en la zona desde 1995». Las cuatro personas que están en plantilla, que se incrementa a cinco en verano para atender la terraza, «tendrán que ir al paro», aunque «confiamos en recuperarlas en el caso de que reabramos en otro local», indica el empresario.

Tres tiendas y un café

Los hermanos Salas, que se dedican «más a la distribución que a la hostelería», regentan cuatro Saromas, aunque solo el de la calle Menen Pérez es cafetería. Los otros tres puntos, el de Zarracina, el de Uría y el de Viesques (donde antes estaba Oblanca) son tiendas. Cuenta Salas que la intención suya y la de su hermano era renovar el establecimiento de Begoña por completo. «Queríamos ir hacia una cafetería integral, sin tienda, y con una degustación mayor de productos». Ahora lo intentarán en otro sitio.

Fotos

Vídeos