El sector creativo y cultural suma 300 empresas que aportan el 2% del empleo

Rubén Hidalgo, Montserrat López y Manu Olano, en la presentación del diagnóstico. / DAMIÁN ARIENZA

La mayor parte se dedica a nuevas tecnologías, diseño, publicidad y arte. El Centro de Empresas fomentará su interrelación y mayor visibilidad

M. MORO GIJÓN.

El Centro Municipal de Empresas ha conseguido localizar al menos 300 empresas que se dedican a actividades creativas y culturales en la ciudad. La peculiaridad es que la gente que trabaja en este sector, con un peso de entre el 2 y el 2,5% en términos de empleo, lo hacía hasta ahora con «un profundo desconocimiento entre sí». Este es uno de los aspectos principales que ha sacado a la luz el diagnóstico de las industrias creativas y culturales gijonesas. El estudio lo ha realizado la consultora Ikertalde mediante la realización de encuestas, entrevistas personales y laboratorios de trabajo, que han contado con la participación de 156 empresas.

La edil de Cultura, Montserrat López Moro, explicó ayer que la mayor parte de las empresas englobadas en este sector se dedican al diseño, nuevas tecnologías, publicidad y arte. Se trata de empresas jóvenes (de menos de siete años), de reducido tamaño (entre uno y cinco trabajadores), con un volumen de negocio entre los 50.000 y 100.000 euros y en las que el tipo de contratación que predomina es la de los autónomos. Hay equilibrio entre hombres (53%) y mujeres (47%) y la edad de los trabajadores está por encima de los 35 años. El volumen de negocio oscila entre los 50.000 y 100.000 euros.

Manu Olano, de la consultora Ikertalde, indicó que el diagnostico realizado releva que este sector está integrado por «estructuras empresariales muy básicas que aparecen y desaparecen del mercado laboral», lo que dificulta su sostenibilidad. Otros problemas que lastran su actividad son «su limitada demanda de servicios y productos, la insuficiente orientación al mercado laboral, la falta de cualificación profesional en gestión y tecnologías y la dificultad para retener el talento». También destacó la percepción que estas empresas tienen de la falta de reconocimiento social de su sector, que contrasta con el potencial que otorgan al desarrollo de su actividad en el futuro.

Poca hibridación

Entre los retos comunes, enumeró Olano, sobresalen la identificación de espacios físicos de trabajo para el sector (como el que se plantea en el proyecto de Tabacalera) y la creación de foros y puntos de enlace con otros sectores como la industria y el comercio. Lo que se denomina como «hibridación empresarial».

A partir de estos datos el gerente del Centro Municipal de Empresas (Impulsa Gijón), Rubén Hidalgo, anticipó que se diseñará un plan de acción para corregir estos puntos débiles y dar visibilidad al sector con jornadas técnicas, mesas de grupos de interés y proyectos participativos.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos