Seguridad Ciudadana mejorará la definición de las cámaras de vigilancia

Esteban Aparicio.
Esteban Aparicio. / D. MORA

El edil Esteban Aparicio espera aprovechar la renovación de la Jefatura de la Policía Local para modernizar los equipos

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El Área de Seguridad Ciudadana sigue buscando soluciones para mejorar la seguridad en las zonas de ocio, en las que últimamente se han producido varias agresiones. El concejal Esteban Aparicio había anunciado hace unos días que se prevé adelantar el plan de zonas videovigiladas, y ayer apuntó que «estamos pensando en anticipar la mejora de la definición de las cámaras que hay instaladas, así como el 'hardware' necesario para mantener durante más tiempo las grabaciones. Además, también habrá que ampliar los carteles de aviso de zonas videovigiladas». Eso sí, quiso dejar claro el edil que «Gijón ya tiene cámaras en las calles».

Para adelantar estas actuaciones, Aparicio reconoce que hay un problema: la necesidad de que el Ayuntamiento de Gijón logre aprobar unos presupuestos para 2018 en los que se incluyan las partidas precisas. Su objetivo es aprovechar la construcción de la nueva Jefatura de la Policía Local en La Bohemia para aplicar estas innovaciones tecnológicas: «La jefatura tendrá una nueva sala de control que lleva implícita la modernización de todos los equipos. Sería el momento ideal para hacerlo y que desde esa sala se centralice todo lo que tiene que ver con la videovigilancia».

Esta mejora en el sistema de cámaras de la ciudad se considera fundamental para frenar las agresiones en las zonas de ocio, una vez que los responsables municipales ya reforzaron la presencia policial durante las noches en los puntos más conflictivos. Aparicio también cree necesaria la creación de un foro estratégico sobre la seguridad y la convivencia para tratar este asunto con los agentes sociales y que se forme un frente común en la ciudad contra todo tipo de violencia. Otro asunto que se podrían aplicar sería la participación de la Federación de Asociaciones de Vecinos de la zona urbana en la Junta Local de Seguridad.

Todas estas medidas se tratan de poner en marcha después de que este verano haya recogido sucesos especialmente violentos, sobre todo en las inmediaciones de Fomento y la calle del Marqués de San Esteban. A mediados de julio fue el joven camarero de 24 años Germán Fernández quien resultó gravemente herido. Un mes después otra agresión se saldó con otro muchacho grave y dos heridos. Estos sucesos hicieron saltar las alarmas entre las autoridades y los vecinos.

Es más, la propia alcaldesa indicó en estas páginas hace unos días que, «aunque el riesgo cero no existe, debemos trabajar para minimizarlo. La vía más inmediata es incrementar la presencia policial y establecer una estrategia de colaboración con los hosteleros en las zonas más conflictivas y a través del foro de seguridad y convivencia».

Una ciudad «segura»

Esteban Aparicio reconoció ayer el incremento de robos de vehículos que se ha registrado en la ciudad en lo que va de año, tal y como publicó ayer EL COMERCIO, aunque quiso resaltar que «Gijón es una ciudad segura». Atribuyó lo que él calificó como «leve incremento» del robo de automóviles a «un hecho puntual» y lo comparó con «lo que ocurrió el año pasado con los chalés, que en esta época había subido pero a final de año bajó mucho. Esperamos que este año pase lo mismo con los coches, pero siempre teniendo en cuenta que el riesgo cero no existe».

Es más, aseguró que las estadísticas indican que «en la ciudad bajó la tasa de criminalidad y solo hubo un incremento en el robo de vehículos. Bajó en todos los apartados excepto en ése». Además, quiso recordar que ese tipo de delito «es competencia del Cuerpo Nacional de Policía y nosotros colaboramos en todo lo que podemos para que la situación vuelva a mejorar».

Lo cierto es que si en los siete primeros meses de 2016 habían sido 31 los vehículos que fueron robados, durante el mismo periodo de este ejercicio la cifra se disparó a los 62, es decir, se duplicó. Y el mes de agosto está siendo especialmente complicado tanto para los investigadores como para los propietarios, pues este tipo de casos se ha disparado, con seis nuevos robos de vehículos estacionados en la vía pública y dos intentos en los últimos días. Los barrios más afectados están siendo los de Pumarín y Montevil.

Tal y como había indicado el concejal Esteban Aparicio, el año pasado la preocupación eran los robos en viviendas y chalés, con 221 denuncias a estas alturas. Este año la cifra bajó a 159, lo que supone un descenso del 28,1%.

Las estadísticas oficiales mantienen a Gijón como la ciudad más segura de España entre las quince mayores del país y a Asturias, también a la cabeza de todas las comunidades autónomas. Pero algo hay que mejorar en las zonas de ocio nocturno, donde los propios hosteleros piden más presencia policial y una comunicación más fluida con los porteros de los locales.

Más

Fotos

Vídeos