La Semana Santa arranca con un 85% de ocupación que no complace al sector

Paseo del Muro, abarrotado, a la altura de la escalera 17. /  DAMIÁN ARIENZA
Paseo del Muro, abarrotado, a la altura de la escalera 17. / DAMIÁN ARIENZA

Hoteleros, hosteleros y comerciantes se encomiendan al buen tiempo para compensar con tres días festivos un primer trimestre «flojo»

LAURA CASTRO GIJÓN.

Los datos son mejores que los del año pasado, pero no bastan para contentar al sector turístico de Gijón. Según el concejal de Turismo, Jesús Martínez Salvador, la tasa de ocupación de jueves a domingo es del 85%. «Las cifras están por encima de las del año pasado y eso es lo más positivo. Esperamos que las reservas de última hora incrementen aún más un porcentaje que de por sí es bueno», manifestó. Sin embargo, el sector no acaba de encontrar el contrapunto positivo a esta Semana Santa tras un primer trimestre de 2018 «flojo».

Así lo calificó Beatriz Cimadevilla, propietaria de un hotel y miembro del comité ejecutivo de Otea. «Confiamos en que estos días nos ayuden, pero no compensarán los resultados obtenidos estos tres meses. No ha sido bueno a pesar de que las estadísticas digan otra cosa», afirmó. De hecho, añadió, que la estancia media «ha descendido y cada vez son más los turistas que solo se quedan una noche. Es un dato muy preocupante». Martínez Salvador ratificó las palabras de la empresaria hotelera, pero matizó que «son menos pernoctaciones por turista, pero son más las personas que visitan Gijón. Esta es la única ciudad del Norte que ha crecido en turismo».

Las cifras aportadas por la principal central de reservas en internet, Booking, respaldan las del Ayuntamiento con más de una decena de hoteles completos y menos de dos habitaciones libres de media en el resto. No obstante, las de la próxima semana son más prometedoras gracias a las ofertas puestas en marcha por el sector. Los precios desde este jueves y hasta el domingo rondan los 80 euros por habitación doble y, en cambio, reducen hasta los 45 para la semana siguiente. «A lo mejor tenemos que cambiar la estrategia y pasar a considerar la Semana Santa de jueves a jueves», planteó Cimadevilla.

Aunque el Ayuntamiento insiste en lo positivo de sus previsiones, los hosteleros tampoco auguran buenos resultados tras la Semana Santa y, al contrario de lo expuesto por el concejal de Turismo, creen que no será tan buena como la de 2017. «Ya no hablamos de una semana de vacaciones si no de tres días festivos. Nos conformamos con que sea como el año pasado, pero va a ser complicado. Todavía hay nieve en las estaciones de esquí y serán un duro competidor. El mal tiempo nos condiciona mucho», comentó Javier Martínez, vicepresidente de Otea y socio del grupo Gavia.

Es más, algunos empresarios del sector se beneficiarán de otros eventos que coinciden con la Semana Santa. Es el caso del camping de Deva, donde según su gerente, Tony Amieva, de no ser por la Oviedo Cup, torneo internacional de fútbol base, sus cifras no alcanzarían el lleno. «Tendríamos algunas camas ocupadas en los bungalows, pero la zona de acampada estaría vacía, como ahora», señaló. Los turistas de Semana Santa tampoco «van a salvar» los resultados del comercio, tal y como indicó Carmen Moreno, gerente de la Unión de Comerciantes. «Los días fuertes para nosotros serán jueves y sábado, aunque habrá locales que abran también en los festivos. Por eso no es el prototipo de turista que más pueda incidir en la cuenta general de resultados», valoró. Moreno aseguró que estas fechas «sirven para reivindicar una vez más la urgencia de aunar la estrategia turística con la comercial, pues los visitantes demandan comprar producto local».

Los primeros visitantes

Los temporales de las últimas semanas «han ocasionado cancelaciones de última hora», como reconoció el concejal de Turismo. Sin embargo, son muchos los que no han dudado en animarse a recorrer las calles estos primeros días de la Semana Santa aprovechando las vacaciones en sus respectivas comunidades autónomas. «El mal tiempo no nos asusta. Esta es una visita obligada», aseguró Laura González, una madrileña con familia en Gijón que no duda en escaparse con su marido y sus dos hijos siempre que puede.

En cambio, para Sonia Bermúdez y su pareja David Villasenín es la primera vez que recorren la ciudad y le encuentran parecido con su lugar residencia. «Es pequeñito y con encanto, como A Coruña», indicaron estos gallegos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos