«Nos sentimos ultrajados y enfadados por el olvido de la Policía Nacional»

Matías Castaño, en las dependencias del SUP de la Comisaría de Gijón.
Matías Castaño, en las dependencias del SUP de la Comisaría de Gijón. / AURELIO FLÓREZ

Matías Castaño, secretario general del Sindicato Unificado de la Policía (SUP): «Los policías de Gijón están muy preocupados por los continuos problemas en Fomento, no hay fin de semana en el que no haya pelea»

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Matías Castaño es policía nacional desde hace 23 años, diplomado en Administración y Gestión Pública y desde hace siete años, secretario general del Sindicato General del Sindicato Unificado de la Policía (SUP). Uno de sus principales objetivos a corto plazo es conseguir la ansiada equiparación salarial con otras policías autonómicas y dotar de más medios a los funcionarios.

-¿Están en marcha las negociaciones?

-Esperemos que de ésta el Gobierno nos escuche. Ahora mismo está la gente muy descontenta por el tema salarial, tenemos mucha más carga de trabajo y ningún incentivo. Ya gobernando Zapatero sufrimos una merma retributiva, se nos miraba mal porque veníamos reclamando una equiparación de mejoras salariales de acuerdo al nivel que creemos que tiene este cuerpo.

-¿Han aupado ahora los propios agentes a los sindicatos para que se den pasos a este respecto?

-No. De hecho desde el SUP ya no recuerdo todas la manifestaciones que hemos convocado y la de veces que hemos salido a la calle reclamando un incremento del sueldo y más medios. Estuvimos muchos años respetando la crisis y aportando nuestro granito de arena porque entendíamos las circunstancias, pero ahora que el Gobierno cacarea que ya hemos salido de la crisis y que España va viento en popa, pues nos sentimos ultrajados y enfadados por el olvido de la Policía Nacional, que se hace extensible a la Guardia Civil.

-Reclaman una equiparación con las policías autonómicas.

-Lo que es inaceptable y no se entiende es que con el mismo pagador, es decir, el Estado, las policías autonómicas nos saquen entre setecientos y mil euros de sueldo al mes. Por poner un ejemplo, que ahora están muy en boga, los Mossos cobran unos setecientos euros más al mes. Y aunque todo el mundo crea que les paga la Generalitat, les paga el Gobierno de España. Nosotros nos enfadamos mucho por esta cuestión. Y por primera vez nos hemos juntado todos los sindicatos para intentar negociar.

-¿En Gijón faltan policías?

-En esta Comisaría hacen falta en torno a 50 policías de la escala básica para cubrir el catálogo, y además ese catálogo creemos que se tiene que actualizar a la realidad delincuencial y a las necesidades. A nivel nacional ha habido una pérdida de unos 10.000 efectivos.

-Con esa merma, ¿se puede garantizar la seguridad en el nivel 4 antiterrorista?

-Tenemos medios para la lucha antiterrorista, pero hace falta más personal y más medios. España es el país en el que más se han realizado en esta materia -una de ellas en La Calzada-. Se hace un trabajo muy bueno, pero como siempre decimos, el riesgo cero no existe. Eso sí, sin duda la profesionalidad siempre está al máximo, somos un cuerpo que está acostumbrado a trabajar siempre con el sobresaliente, no nos sirve el suficiente, en materia de seguridad no nos podemos permitirnos el suficiente.

-Dice que faltan medios.

-Los policías que van de paisano no tienen chaleco interno. Lo que creemos es que lo ideal sería que una vez sales de la Academia, al igual que te dan el arma y los grilletes, te tendrían que facilitar un chaleco individual. Y hace falta más armamento largo.

-¿Considera que los ayuntamiento están cumpliendo con las recomendaciones realizadas desde el Gobierno central para minimizar los riesgos en caso de atentado?

-Lejos de buscar alarmismos y hacer críticas, es hora de la reflexión. Hay que hacer un análisis pausado y profundo de las medidas que se han adoptado y las que se deben adoptar. Se deben minimizar los riesgos y minimizar los errores si existen, y todo con la participación de todos los agentes sociales.

-Muchos gijoneses echan en falta bolardos en determinadas zonas.

-Hay una instrucción de la secretaria de Estado de Seguridad de 2015 en la que se establece que hay que vigilar lugares de alta concentración, proteger edificios, espacios de afluencia masiva, reforzar seguridad, no con carácter provisional, con carácter permanente. Reitero, no es momento de la discrepancia, es momento de unidad y de reflexión.

-¿Y en Fomento? ¿Se pondrán freno a las habituales peleas y agresiones en la zona de ocio?

-No es un problema de más o menos presencia policial. Qué duda cabe que si pones a cien policías en la zona de copas se minimizarían las peleas, pero es algo mucho más profundo. Hay que replantearse el modelo de ocio y hacer cumplir el horario de cierre de los locales. La plantilla de la Comisaría de Gijón está muy preocupada por este tema porque no hay fin de semana en el que no haya una pelea o una agresión en la zona de Fomento y cuando pasa algo así, todas las patrullas tienen que acudir al lugar, por lo que el resto de la ciudad queda desatendida. Pero esto no es de ahora, es una realidad de hace ya muchísimos años.

-Desde el SUP vienen reclamando protocolos antisuicidios para los policías. ¿Es un problema grave?

-Entre 2011 y el 2016 se suicidaron 55 miembros de la Policía Nacional, algo inaceptable. Está pasando algo y es hora de sentarse a hablar.

Fotos

Vídeos