De la Serna y Lastra, viejos amigos

De la Serna charla con Lastra y Moriyón. / FOTOS: JOAQUÍN PAÑEDA

El titular de Fomento y el consejero mantienen una buena relación desde que coincidieron en Estrasburgo por trabajo

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Ya era sabida la buena relación que existe entre Íñigo de la Serna, y la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, debido a que coincidieron en muchas ocasiones cuando el ministro de Fomento ejercía como primer edil de Santander. Pero ahora se añade otra vieja amistad a ese triángulo que forman el ministerio, el ayuntamiento y el Principado. De la Serna desveló ayer la relación que le une con el recién nombrado consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra: «Nos conocemos desde hace muchos años, cuando yo era concejal de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Santander y compartíamos tareas en Estrasburgo; Lastra, en representación del Principado». El ministro se mostró convencido de que «esa buena relación y cordialidad se trasladará ahora para avanzar juntos».

Y esa buena sintonía entre ambos se dejó notar en el consejero, con una actitud muy alejada de la de su predecesora en el cargo, Belén Fernández. Quizá por eso, Fernando Lastra se mostró complacido con los anuncios efectuados por el ministro, que calificó de «enormemente positivos». Habló de «activos, propuestas y proyectos» concretos, algunos de ellos incluidos en convenios entre las dos partes y que requieren «mucha inversión pública».

No tuvo ambages en calificar alguno de esos anuncios, como el impulso previsto a los diferentes tramos de la autovía del Occidente, como «enormemente positivo. Esperamos tener un diálogo fluido con el ministerio en estas actuaciones y desbloquear las que podamos, de acuerdo con nuestra capacidad presupuestaria y la del Gobierno de España». El mismo Lastra resumió sus impresiones: «Actitud positiva, animada, optimista».

«Vamos por buen camino»

A Fernando Lastra le gustó especialmente que se hable de «hechos objetivos», es decir, actuaciones concretas ,y apuntó que si se continúa así, «vamos por bien camino». Además, reconoció «el esfuerzo que hace el ministerio. Espero continuar en esta línea, aunque en algunos asuntos tengamos discrepancias, como en materia ferroviaria».

El consejero no quiso en ningún momento quitar protagonismo al ministro durante su visita de ayer a Gijón. Y tanto fue así que ni siquiera se había colocado en la zona de autoridades al inicio del acto oficial. Es más, fue reclamado tanto por el ministro como por la alcaldesa para que estuviera a su lado.

De la Serna y Lastra celebraron esa buena sintonía, lo que es importante en un momento como este, en el que Gijón parece que ya sí afronta algunas de las actuaciones en infraestructuras fundamentales para su futuro inmediato, como son los accesos a El Musel y el plan de vías.

Fotos

Vídeos