El Ayuntamiento de Gijón aprueba dos de cada tres solicitudes para cobrar la nueva renta social

Gráfico
Pilar, una gijonesa con escasos recursos económicos que aspira a cobrar la renta social. / PALOMA UCHA

De las 3.244 recibidas, revisó 335 y rechazó 104, la mayoría porque antes han de solicitar otras ayudas, como el salario del Principado

CHELO TUYA GIJÓN.

Dos de cada tres solicitudes de renta social valoradas ha sido aceptada. Aunque aún no acabó el plazo (lo hará el 31 de julio) para solicitar esta paga pionera implantada por el Ayuntamiento de Gijón, la Fundación Municipal de Servicios Sociales ha comenzado ya la valoración de las 3.244 peticiones registradas hasta el pasado 5 de julio. Es una paga implantada con el apoyo de Foro, Xixón Sí Puede e IU, ante la que se abstuvo el PSOE y votaron en contra tanto PP como Ciudadanos, que garantiza unos ingresos mínimos de 665 euros al mes.

Por el filtro de los técnicos han pasado ya 335 de esas 3.244 peticiones. De ellas, 231 han recibido el visto bueno. Es decir, que comenzarán a cobrar el complemento que hace que si viven solos lleguen a disponer de 22 euros diarios. Si lo hacen en familias de más de cuatro miembros, superarán los mil mensuales. «Nuestro objetivo es poder pagar ya antes de que acabe el mes», reiteró la concejala de Foro y presidenta de la Fundación Municipal de Servicios Sociales, Eva Illán.

No esconde ella que entre las 104 peticiones denegadas, salvo un colectivo minoritario, formado por las 17 personas que o bien no tienen suficiente antigüedad en el padrón (un año como mínimo) o en la Unidad Económica de Convivencia Independiente (6 meses), la mayoría han quedado fuera por el umbral de ingresos mensuales establecido.

«A los que no llegan al mínimo les derivamos al salario social y nuestras ayudas», dice Illán«Nuestro objetivo es comenzar a pagar antes de que acabe julio», señala la concejala«Dejar fuera a quien no tiene recursos no tiene ningún sentido», critica Xixón Sí Puede

31 casos de pobreza severa

De acuerdo a las cifras oficiales, 51 solicitudes serán denegadas porque el solicitante superaba ese techo mensual, fijado en los 443 euros para el caso de una persona que vive sola. Es la cuantía idéntica a la que paga el salario social, la ayuda a la que todos los asturianos con ingresos inferiores tienen derecho y que ya cobran más de 21.000 en toda la región. Una cifra de nóminas que esconde un volumen de beneficiarios de más de 46.000 personas.

Junto a esos casos de 'exceso' presupuestario aparecen otros 31 que no tendrán este apoyo económico debido, curiosamente, a todo lo contrario: no llegan al nivel mínimo exigido, los 443 euros ya citados. Son 31 personas que viven bajo el umbral de la pobreza. Son 31 gijoneses que viven con menos de quince euros cada día.

Esa circunstancia, que quien no tiene ingresos quede fuera, precisamente, de una ayuda nacida para garantizar que ningún gijonés carezca de recursos, ha llevado a Xixón Sí Puede, la formación que ha convertido esta iniciativa en la clave de la legislatura, a poner el grito en el cielo. La concejala de la formación, Estefanía Puente, considera que «no tiene ningún sentido dejar fuera a quien no tiene recursos» y exige a Foro que revise los requisitos.

Una petición que ha tenido respuesta desde el equipo de gobierno. Eva Illán explica que «las peticiones de esas personas sin recursos no son denegadas de forma indefinida. Se quedan congeladas hasta que tramiten el salario social o nuestras ayudas a la integración o a la familia, las que denominábamos antes ayudas de emergencia».

Respuesta en un mes

Illán asegura que, tal y como afirmó a este periódico la concejala Estefanía Puente, «los técnicos están llamando por teléfono a los afectados para decirles que su petición no puede ser aprobada ahora, pero que lo será cuando se les conceda alguna de las otras ayudas».

El problema que aprecia Xixón Sí Puede es que para acceder al salario social hay una lista de espera de casi 2.000 personas con demoras de seis meses. «Son personas que están viviendo de la familia, de los amigos o de entidades sociales», lamenta Puente.

«Pero nuestras ayudas municipales se tramitan mucho más rápido: en un mes ya disponen del recurso», apunta Eva Illán. La concejala está convencida del éxito de la iniciativa. «Nuestra intención», repite, « es que se pueda comenzar a cobrar ya a finales de mes» y asegura que el escaso volumen de peticiones valoradas hasta ahora, 335 de las 3.244 presentadas, «se verá incrementado de forma inmediata. Hemos reajustado el personal para que todo vaya más ágil y poner en marcha la segunda convocatoria». Una que ya cuenta con presupuesto. La última reunión de la junta rectora de la Fundación Municipal de Servicios Sociales aprobó destinar 2,5 millones. Se sumarán a los 4,5 previstos en la primera convocatoria.

Más

Fotos

Vídeos