Sesenta años de historia en carteles

Una mujer observa obras de la segunda etapa de Fidma.
Una mujer observa obras de la segunda etapa de Fidma. / JORGE PETEIRO

El Palacio de Revillagigedo recoge la evolución artística de la Feria de Muestras | «Las distintas etapas que muestran las ilustraciones son un reflejo del cambio que ha experimentado la sociedad asturiana», afirma Cristina Ojea

LORETO BARBÓN GIJÓN.

Al cartelismo se unen los propósitos informativo y propagandístico, pero su componente artístico es innegable. Hay veces en las que, incluso, el contenido visual pesa más que el informativo pero, en la exposición que acoge el Palacio de Revillagigedo, el equilibro es la clave. 'Fidma 60 ediciones. Imágenes' es una muestra que puede verse hasta el 6 de septiembre y que recoge la evolución artística de los carteles que acompañaron a la Feria de Muestras desde sus inicios. La primera edición fue en 1924 pero no se conserva ningún cartel. Aunque hay teorías que señalan que 'La victoria', una obra de Nicanor Piñole, pudo ser el primero. «Es el triunfo del progreso y de la industrialización. Además, la figura lleva en sus manos las alas de Mercurio, símbolo del comercio», explicó Cristina Ojea, coordinadora de la exposición.

Entre 1925 y 1930 destacaban obras que recogían la idea de Asturias como paraíso natural y de la agricultura, pero también la industria asturiana y el puerto de Gijón. «En esta etapa tenemos un cartel distinto, pues es el único que no pertenece a un artista, sino a una empresa publicitaria: Roldós-Tiroleses», destacó Ojea. Después, por motivos económicos, se produjo un parón y la Feria de Muestras no se retoma hasta 1965, con Luis Adaro como presidente de la Cámara de Comercio de Gijón. «Es entonces cuando comienza a construirse el recinto ferial que conocemos actualmente y artistas como Isaac del Rivero representaron una Asturias donde lo industrial predominaba sobre lo agrario y la propia Feria empezaba a ser icono de sí misma», contextualizó la coordinadora de la exposición. De hecho, el actual presidente de la Cámara de Comercio de Gijón, Félix Baragaño, afirmó que le corresponde a esta entidad «poner en valor el papel protagonista de la actividad empresarial a través de la Feria de Muestras, que siempre ha ido unida a un soporte iconográfico, es decir, este conjunto de carteles que la han acompañado edición tras edición».

'Iconografía Fidma'

A partir de 1992 comienza una etapa que reivindica el papel de los artistas asturianos. «Estas obras se caracterizan por utilizar técnicas muy variadas que van desde el collage hasta la imprenta y la digitalización», explicó Cristina Ojea, quien también destacó la importancia del patrimonio, no sólo como representación de la feria, sino del arte asturiano de las últimas décadas a través de Fidma. «Tenemos la obra de Amalia Ulman que se sale de todo lo que podríamos denominar 'iconografía Fidma', es decir, de lo industrial y lo que tenga que ver con la costa y el verano gijonés, lo cual nos permite ver cómo han evolucionado el arte asturiano y la feria que, en definitiva, también refleja el cambio de nuestra sociedad».

Fotos

Vídeos