El Sespa aumenta a 17 millones la financiación al Hospital de Cruz Roja y garantiza su futuro

El centro concertado ve incrementada la aportación regional en un 10% y revisará el plan de viabilidad aplicado desde 2013 por los recortes

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

Tras años de recortes y congelación presupuestaria, el Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha decidido proporcionar un balón de oxígeno monetario al Hospital de Cruz Roja. El centro concertado de la calle Uría, que no veía incrementar sus tarifas desde 2010 (incluso en 2013, el Sespa aplicó incluso una rebaja del 5% a toda la red concertada), recibirá este año 17,1 millones de las arcas regionales.

Son 1,8 millones más que la cantidad que se le había asignado inicialmente para este ejercicio, aunque al final el presupuesto de 2017 se incrementará con una adenda del 6%, es decir, con unos 900.000 euros adicionales. Ese 10% de incremento con respecto a la aportación de este año garantiza a medio plazo el futuro del hospital, referencia en el servicio de Geriatría en el área sanitaria V. Cada año atiende a entre 1.400 y 1.500 pacientes geriátricos agudos. También realiza en exclusiva las intervenciones de cadera a la población de los concejos de Gijón, Carreño y Villaviciosa.

37 millones para Jove

El centro se plantea la adquisición de dos mamógrafos digitales para el próximo año

El consejo de administración del Sespa aprobó el pasado miércoles el convenio singular del Hospital de Cruz Roja. También el del otro hospital concertado gijonés, el de Jove, que el próximo año contará asimismo con una aportación mayor del Principado. En concreto, de 37 millones de euros, lo que supone una subida de algo más de dos millones. Los gijoneses son los dos centros concertados que contabilizan una mayor dotación regional. El Sanatorio Adaro, en Sama de Langreo, recibirá el próximo año tres millones de euros y el Hospital de Avilés, seis.

Por lo que respecta al Hospital de Cruz Roja, la primera consecuencia directa de esta mejoría financiera será la revisión del plan de viabilidad que la gerencia venía aplicando desde el año 2013 debido a los recortes presupuestarios. Será algo que está previsto abordar con los representantes sindicales en la reunión que está convocada para el próximo 4 de enero. Entre otras medidas, se podría aprobar la equiparación económica de las guardias médicas. También, la revisión del convenio colectivo, que no se negocia desde 2012, con la consiguiente congelación salarial.

Otro de los objetivos que se marca el hospital concertado para el próximo año, ahora que se conoce su mayor dotación presupuestaria, es llevar a cabo la inversión necesaria para la adquisición de dos mamógrafos digitales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos