«Siento que muchas veces al fútbol base se le apoya solo de boquilla»

Diego Junquera, sentando en el campo de Santa Cruz. / DANIEL MORA

«Si el Ayuntamiento no se hace con el campo del Puerto, no habrá lugar en La Calzada para un terreno de juego municipal»Diego Junquera Presidente del Gijón Industrial, club Medalla de Plata de la ciudad

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Con apenas 30 años, la vida deportiva y profesional de Diego Junquera han estado ligadas al Gijón Industrial, uno de los mayores estandartes de la zona oeste de la ciudad. Actualmente, en los campos de Santa Cruz y El Frontón se forman más de 250 jóvenes, un trabajo por el que la semana pasada fueron recompensados de dos formas distintas. Primero, recibiendo la Medalla de Plata de la villa y, después, pregonando las fiestas de Jove tras su ascenso a Tercera División. Antes de portero y ahora de presidente, la misión de Junquera sigue siendo la misma: defender los intereses del 'Indus' por encima de todo.

-La semana pasada fue intensa para ustedes.

-Fue eléctrica. Con tanto acto lo que quieres es no descuidar el aspecto deportivo, ya que estamos en plena planificación de la plantilla del primer equipo y del fútbol base. Esto, además, se nos sumó a las obras en Santa Cruz, donde se está poniendo nueva iluminación. También estamos negociando con el Ayuntamiento la renovación de los vestuarios... un poco a todo.

-¿Ha sido reconfortante ver tanta gratitud de la ciudad y del barrio?

-Claro. La medalla no contábamos con ella, ni se nos había pasado por la cabeza. Fue un gran orgullo cuando nos lo transmitieron. A la mañana siguiente tuve muchísimas llamadas perdidas, cientos de wasap... una locura. El tema del pregón en al barrio, también, fue a raíz del ascenso. Algo muy importante para nosotros.

-Un año redondo.

-Sí, comenzamos además las obras en Santa Cruz, algo muy necesario. Éramos el único barrio que no tenía una un campo acorde con los tiempos y llevábamos muchos años esperando. Fue el 8 de agosto, no se me olvidará, cuando entraron las palas aquí a tirarlo todo abajo. Nadie se lo creía.

-Ahora lo importante es que no se olviden del club tras esta racha.

-Es lo importante, como cuando asciendes. Hacerlo es difícil pero luego hay que mantenerse y seguir trabajando con el barrio para estar en boca de todos, así la gente no se olvida de ti. En el fútbol todo es muy efímero y al final, en estas cosas, dependes de que entre el balón.

El fútbol como escuela

-Los equipos modestos, además, tienen el peso de actuar como educadores para los más jóvenes.

-Por supuesto que sí, pero hay que tener en cuenta que esto no es La Calzada de hace 20 años. Estamos todos más cómodos y, aunque sí es verdad que hay familias apuradas, hay otras que no tienen nada de diferencia respecto a familias de Viesques. Es cierto que hay mucho paro y familias con ingresos más bajos pero económicamente nos manejamos como en otros barrios de Gijón.

-¿Está arraigado el club en el barrio?

-El fútbol base es diferente respecto a hace años ya que hay mucho movimiento entre clubs. En el momento en el que pagan una cuota son los jugadores los que eligen y se mueven en función de sus amistades o de la afinidad con los entrenadores. En nuestro caso, de todas formas, el 90% de los jugadores son del barrio. Entrenan con nosotros en torno a 250 jugadores desde los 3 años a los 19 años. Alguno cuando empieza apenas sabe caminar.

-El 'Indus', por tanto, ha ido creciendo con el barrio.

-Claro. Por desgracia ya no nos quedan los astilleros, que estaban en continua lucha, y lo de estar vinculado a una reivindicación social ya no lo tenemos. Ya no hay industria por la que luchar, y eso también se nota en la juventud. En lo deportivo, lo que hay que intentar es que cualquier chaval de La Calzada aspire a jugar en el primer equipo del Industrial.

-Desde las instituciones siempre se habla de fomentar el deporte base. Ustedes, que forman parte de él, ¿notan ese apoyo?

-Siento que muchas veces se nos apoya solo de boquilla. Los trámites y los hechos siempre van lentos. Lo que te decía, 15 años tardamos en tener un campo de hierba sintética en La Calzada. En 2009 ya se planteó hacer esto y mira cuánto tiempo ha pasado. Si esto es apoyar el fútbol base, es relativo. Chocamos siempre ante la lentitud burocrática y hay que buscar otros mecanismos.

El conflicto del Puerto

-¿Cómo están viviendo el conflicto del campo de fútbol del Puerto de Gijón?

-Es una pena que otro club de barrio esté en trámites de desaparecer. Ya ocurrió hace años con el Cimavilla y es terrible. Ya hablé con su presidente para intentar trabajar en común, pero hay que ver cómo se desarrolla el asunto.

-También se está debatiendo la gestión de los campos de titularidad pública. ¿Cómo lo ve?

-En La Calzada, en 2017, seguimos sin tener un campo de fútbol municipal y no hay previsión de que haya un terreno propicio para ello. Si el Ayuntamiento no se hace con el campo del Puerto, no habrá lugar para hacerlo. Lo de la gestión compartida es complicado. Veo lógico que una instalación municipal no tenga por qué ser gestionada por un club pero con matices. El problema es cuando la gestión corre a cargo de un club y éste se tiene que hacer responsable de todo.

-Hace meses denunciaba a este periódico la cantidad de robos que sufren. ¿Sigue estando vigente?

-Siempre estás a la espera. Hoy puede hacer seis meses sin que pase nada y mañana mismo tenemos que poner una denuncia porque sufres un robo. Al final, el destrozo que te hacen en mobiliario es mayor de lo que pueden llevarse.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos