Siete décadas entre Piñole, Evaristo Valle y Mariano Moré

Fernanda García-Argüelles y Diana Merino. / JOAQUÍN PAÑEDA
Fernanda García-Argüelles y Diana Merino. / JOAQUÍN PAÑEDA

«El palo» de la crisis y el paso del coleccionismo a la clientela que compra «decoración», redujo de forma drástica el volumen de ventas | La galería más antigua de Gijón, Bellas Artes, echará el cierre por jubilación una vez liquide sus doscientas obras

GLORIA POMARADA GIJÓN.

De sus paredes ha colgado la obra de Nicanor Piñole, Evaristo Valle o Mariano Moré. Desde su esquina de la calle Corrida, 7, la galería Bellas Artes ha sido durante setenta y dos años anfitriona de exposiciones de afamados pintores y proveedora de fieles coleccionistas. Un papel protagonista que, en los últimos tiempos, la crisis ha difuminado hasta convertirla en observadora impotente de la transformación vivida en el mercado del arte.

En la galería más antigua de la ciudad luce estos días un cartel de liquidación que anuncia su cierre definitivo, coincidiendo con la jubilación de su responsable, Fernanda García- Argüelles. «Tenemos un año como máximo para liquidar los fondos, si lo hacemos en tres meses, en tres meses cerraremos», explica la galerista. Bellas Artes guarda aún en sus entrañas más de doscientas piezas, entre óleos, acuarelas, grabados y escultura. En cada recoveco de la galería aparece una obra, algunas yacen en una esquina a la espera de compradores; otras se guardan con mimo en el interior de los muebles. A pesar de que los clientes «entran a goteo», García- Argüelles confía en que la llegada de veraneantes dé salida a los fondos. «Tenemos turistas asiduos, gente de Madrid», explica.

A pesar de que en los últimos años la galería se ha abierto a las nuevas tendencias con autores como Ismael Lagares o Julio Saldaña, su especialidad ha sido siempre la pintura figurativa. «Así empezamos y teníamos una clientela que venía específicamente a por esa obra», explica García- Argüelles, al frente de la sala desde hace tres décadas.

El origen de Bellas Artes se remonta a 1945, cuando su suegro, José Sáenz Cristóbal, fundó el negocio familiar en el mismo local de la calle Corrida. «Llegó herido a Gijón durante la guerra, aquí se casó y abrió la galería, que vendía tanto molduras como cuadros», rememora su hijo José. Por aquel entonces «solo existían dos galerías en la ciudad: Cristamol, también en Corrida y otra exclusiva de pintura en el Banco Español de Crédito». Su padre, recuerda, «vendió mucha obra de Piñole, Moré, Valle...». Del estudio de este último guarda José Sáenz memorias «de cuando jugaba allí». «Se ponía muy nervioso cada vez que me veía, no tenía muy buen carácter», dice entre risas. José Sáenz siguió con la tradición familiar y abrió su propia galería en la calle Eusebio de Miranda, hasta que sus padres se jubilaron y se trasladó al bajo de Corrida.

Mercado en ferias e internet

En estos años, la saga de galeristas indica que el perfil del comprador ha evolucionado del coleccionista al de la persona que busca un mero elemento decorativo. «Antes había exposiciones y la gente venía a verlas por disfrute, ahora vienen a por un cuadro específico, para ponerlo donde tienen un hueco en casa», lamenta Fernanda García-Argüelles. La transformación de la clientela, junto con la crisis que «dio un buen palo al mercado del arte», ha mermado la afluencia a la sala de arte. «La crisis nos afectó mucho el primer año, nos apretó de forma brutal. Nos fuimos recuperando pero ya no se volvió nunca a las ventas anteriores».

El mercado, dicen, «se mueve más por ferias y por internet». Este mismo año otra de las galerías de Gijón, la de Vicky Blanco, cerró su sala de la calle Jacobo Olañeta para centrarse en los nuevos espacios. «Nosotros ya cumplimos unos años y no manejamos esos medios, hay unos tiempos para cada uno», destaca el matrimonio encargado de Bellas Artes.

Mientras la sala se va vaciando, García- Argüelles no pierde de vista una de sus obras predilectas. Un Antonio Suárez que luce para deleite de los últimos clientes como pieza de exposición. «Este me lo voy a llevar yo a casa».

Fotos

Vídeos