Siloé prevé abrir doce plazas en una nueva casa de acogida, como paso previo a la «normalización»

L. M. GIJÓN.

«Somos fruto de un virus que al final fue también el de la solidaridad», recordaba ayer José Antonio García Santa Clara al hablar de los orígenes de la Casa de Acogida de la Fundación Siloé, más conocida como la 'Casa del Sida' aunque ya cerca de la mitad de sus 18 habitantes nada tengan que ver con esa enfermedad. 28 años lleva funcionando este hogar para personas en riesgo de exclusión social y con múltiples patologías. También adicciones.

Los planes de la fundación pasan por ampliar este programa de atención sociosanitaria con otro recurso. Una nueva casa de acogida en la zona de La Guía en la que se podrían habilitar «doce o trece» plazas mixtas y que sería «una prolongación» de la que, desde principios de los 90, funciona en Mareo. Pero con una diferencia. La de La Guía se plantearía como un recurso «intermedio», como un paso previo a la «normalización» de las personas a las que daría cobijo antes de recuperar su vida.

El fundador de Siloé tuvo ocasión de plantear ayer este proyecto al consejero de Sanidad, Francisco del Busto, durante su visita a las instalaciones de Mareo. En las próximas semanas, la ONG hará un presentación formal del plan, ya presupuestado, para abrir una negociación con el Principado de la que dependerá la viabilidad económica del proyecto.

Fotos

Vídeos