«No sirvió de nada», lamenta la zona rural tras su encuentro con los grupos políticos

Los representantes políticos charlan con los vecinos en Leorio. /  PAÑEDA
Los representantes políticos charlan con los vecinos en Leorio. / PAÑEDA

Los vecinos, que quieren «igualdad de condiciones» para los presupuestos participativos, dan hasta el 15 de junio de plazo para escuchar propuestas

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

«¿Han hecho ustedes los deberes?». La pregunta de Marta Martínez, presidenta de la asociación de vecinos de Porceyo, sacó los colores a los representantes de los distintos partidos políticos. El compromiso era el de reunirse y traer soluciones al difícil acceso que presentan los vecinos de la zona rural a la hora de participar en los presupuestos participativos. Sin embargo, pese a que los distintos grupos municipales se reunieron hace unos días con tal cometido, ayer no hubo ninguna propuesta en firme para los vecinos, algo que decepción a las distintas entidades congregadas ayer en la sede de la Federación de Asociaciones de Vecinos de la Zona Rural Les Caseríes, en Leorio.

«No sirvió de nada», resume el presidente de la federación, Manuel González-Posada. Según reclama desde hace años la federación, la actual configuración de los presupuestos participativos deja a un lado «el 92% del territorio del concejo». Esto se debe a que el acceso a internet es mucho más intermitente que en la zona urbana, la población está más envejecida y, además, para votar presencialmente hay que ir hasta Gijón Sur, La Calzada o la Casa Rosada.

El encuentro contó con la presencia de Pablo González (PP), Rubén Pérez Carcedo (Ciudadanos), Aurelio Martín (Izquierda Unida), Eva Illán y Manuel Arrieta (Foro), David Alonso (Xixón Sí Puede) y César González (PSOE). Todos mostraron su intención de buscar soluciones a este desequilibrio en el acceso a los presupuestos. Las fórmulas para ello, sin embargo, siguen sin estar claras. «Dicen que están estudiando otros modelos parecidos, como en Valladolid. Que se puede incluir en los fondos destinados a los consejos de distrito o hacer algún tipo de discriminación positiva en las convocatorias. Sea como sea, lo cierto es que iban a planteárnoslas hoy y a la hora de la verdad nada», añade González-Posada.

Necesidades diferentes

Los vecinos, por tanto, han fijado un nuevo plazo a los grupos municipales para proponer las modificaciones pertinentes. Será el próximo 15 de junio, aunque en caso de que haya consenso antes de esa fecha la cita con los vecinos podría adelantarse. Para Martínez, encargada de coordinar estos debates sobre los presupuestos participativos, la reunión de ayer fue «decepcionante», aunque su intención de ver cambios a corto plazo sigue intacta. «Por supuesto que tenemos preocupación. Contamos con necesidades muy diferentes a las de la zona urbana y vemos el cambio muy necesario. Las diferencias de acceso están ahí pero que te las reconozcan no son suficientes», explica.

La falta de infraestructuras, saneamiento o servicios públicos son algunas de las peticiones que más suenan entre las parroquias de la periferia gijonesa. «Con igualdad de condiciones podríamos hacer muchas más cosas, así que les pedimos celeridad», concluyen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos