Sobre ruedas a las entrañas de un llagar

Algunos de los viajeros que ayer se acercaron a conocer el llagar de Sidra Peñón. :: CITOULA/
Algunos de los viajeros que ayer se acercaron a conocer el llagar de Sidra Peñón. :: CITOULA

El Bus de la Sidra inició sus visitas guiadas el mismo día que actuó el cántabro Nando Agüeros

Un viaje al corazón de la sidra en algunos de los llagares próximos a Gijón es la propuesta con la que un año más la XXVI Fiesta de la Sidra Natural quiere acercar al proceso de elaboración de nuestra bebida tradicional a quienes lo deseen. El Bus de la Sidra partió ayer desde la oficina de InfoGijón de Fomento para visitar el llagar de Sidra Peñón en Albandi y recorrerá a diario otros cuatro llagares hasta el sábado. Hoy le tocará el turno a Trabanco, en Llavandera, y los siguientes serán los de Menéndez, en Fano; Castañón, en Quintueles, y Piñera, en Deva.

La primera expedición reunía en la parada del Fomentín a una treintena de personas dispuestas a conocer los entresijos de un llagar, probar los distintos palos seleccionados en sus toneles y aprovechar la ocasión para degustar, entre culín y culín, una muestra de quesos artesanos asturianos. Entre los viajeros abundaban los grupos familiares y los visitantes de paso por Gijón, como los canadienses Owen y sus padres, Michael y Janet Evans, procedentes de Toronto. «Vivo en Madrid y quise que mis padres vinieran este verano a conocer el Norte de España. Cuando supimos hoy de esta visita no dudamos en apuntarnos», explicaba el hijo residente en España, mientras sus padres elogiaban la belleza del paisaje cantábrico.

De más cerca acudían Verónica Santos y Cristóbal Aranda, vallisoletanos de vacaciones en Asturias, quienes se mostraban muy ilusionados por descubrir las entrañas de un llagar, después de haberla probado estos días: «Puede ser una visita muy interesante», afirmaban. El bus se iba llenando poco a poco y, en el momento justo de emprender la ruta hacia Albandi, aún llegaba a la carrera, desde la cercana oficina de información turística, una pareja de veraneantes que no parecía dispuesta a perderse el viaje.

Los pasajeros del primer Bus de la Sidra pudieron recorrer las instalaciones de Sidra Peñón, una marca centenaria que, desde su fundación en 1910 y siempre en manos de la misma familia llagarera, ha apostado por mejorar la calidad de sus palos y la innovación técnica sin renunciar a la base tradicional del producto. Allí se adentraron por las diversas áreas del proceso de elaboración de la sidra, desde el almacén donde los frutos son seleccionados y lavados, pasando por la sala de trituración y prensado, hasta llegar a las naves en las que se encuentran los depósitos de la primera fermentación y las pipas de madera de castaño en las que se trasiega la sidra para alcanzar la graduación necesaria antes de ser embotellada y corchada. En el llagar de Albandi se producen actualmente un millón de litros de sidra en sus dos gamas: natural y selección.

Y, mientras el Bus de la Sidra realizaba su visita al llagar, en el entorno de la plaza Mayor continuaban las actividades programadas en esta semana dedicada a la bebida tradicional de Asturias y el Mercadín de la Sidra y la Manzana, instalado en los Jardines de la Reina, registraba una gran afluencia de público, como ha venido ocurriendo en días precedentes.

En el escenario de la plaza Mayor era el cantautor cántabro Nando Agüeros (Torrelavega, 1976) quien se encargaba de animar la noche con su banda y sus baladas impregnadas de una tradición popular que acerca las dos orillas del Deva o que directamente alcanza nuestra tierra como en su conocido tema 'La Santina'. Música y canciones muy próximas para endulzar esta otra 'Semanona' en la que la sidra natural es la reina de la fiesta.

Fotos

Vídeos