«No soporto saber que vive aquí»

Sonia Santa Cruz durante un evento en Gijón. / DAMIÁN ARIENZA
Sonia Santa Cruz durante un evento en Gijón. / DAMIÁN ARIENZA

La modelo gijonesa Sonia Santa Cruz relata el calvario vivido tras romper una relación | Interpuso una demanda por acoso contra su expareja. «No dejaba de escribirme a través de las redes sociales», asegura

LAURA CASTRO GIJÓN.

Vive con miedo y le cuesta dormir por si al despertar ve otro mensaje suyo en el teléfono. Esta es la situación que está atravesando la modelo gijonesa Sonia Santa Cruz desde que puso fin a la relación con su expareja en mayo de este año. Interpuso una denuncia en agosto por acoso, pero la semana pasada se llevó una «decepción»: el juzgado de Gijón denegó la medida cautelar para impedirle contactar con ella.

Ante esto, Sonia decidió hacer pública su historia a través de las redes sociales con un vídeo en el que relata la tensión vivida estos últimos seis meses. Su abogada explicó a EL COMERCIO que su caso es muy complicado y que «probablemente está abocado al fracaso». Aseguró que el mayor problema es verificar el casi centenar de mensajes que ha estado recibiendo Sonia desde que rompió la relación. «Los pantallazos y los textos aportados a través de un único teléfono no sirven como prueba. Tenemos que demostrar que los ha enviado él», detalló la letrada. Una tarea nada sencilla, pues según señaló Sonia, «llegó a crear más de treinta cuentas diferentes en redes sociales» para contactar con ella y con sus amigos. «Escribió a gente de mi trabajo, de clase, de mi pueblo y les contó cosas privadas», agregó la joven.

«Estamos intentando imputarle un delito de acoso, pero no es nada sencillo de demostrar», confesó la abogada de Sonia, quien agregó que, aunque el presunto acosador no ha vuelto a enviar mensajes desde la visita al juzgado, han recurrido la denegación de la medida cautelar. «Queremos que le impidan contactar con ella, pero él niega haber escrito los textos y ante esto tenemos poco que hacer».

Mientras tanto, Sonia se siente «indefensa» ante un sistema judicial que, según denuncia, «no ayuda en nada». En el vídeo que ha hecho público recuerda varios episodios en los que él llegó a esperarla en la puerta de casa e incluso acudió a su trabajo para verla y hablar con ella. «Me da miedo porque sabe dónde vivo. No duermo bien por las noches, tengo mucha ansiedad. Por la calle voy nerviosa y siempre le pido a mi padre que me acompañe a todas partes. No soporto saber que vive aquí y pensar que me lo puedo cruzar en cualquier sitio», expresó la modelo.

Con su vídeo quiere denunciar la situación que está viviendo para reclamar premura en casos como el suyo, antes de que se pueda producir una agresión física. «Uno no llega y te mata. Cosas como estas pasan antes», afirmó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos