«La subida de cuotas es moderada y necesaria para mantener los servicios»

Antonio Corripio, en su despacho del Grupo Covadonga. / ARNALDO GARCÍA
Antonio Corripio, en su despacho del Grupo Covadonga. / ARNALDO GARCÍA

«La Torriente figura en el Registro de la Propiedad y en el Catastro a nombre del Grupo. La operación está liquidada y culminada», asegura Antonio Corripio, presidente del Real Grupo de Cultura Covadonga

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El Grupo Covadonga celebrará hoy, a las siete de la tarde, en el recinto ferial Luis Adaro, su asamblea general ordinaria en la que los grupistas deberán decidir sobre el programa de actividades, la subida de cuotas y el presupuesto de este año. La entidad cuenta con 39.000 socios, de los que casi 8.000 hacen uso diario de las instalaciones. Además, 7.102 personas participan en alguno de los 510 cursillos organizados de 42 actividades diferentes. El club cuenta con 2.773 deportistas federados de 23 secciones. A todo ello, hay que añadir que tiene cuatro sedes que mantener. Por ello, el presupuesto para este año se ha fijado en 11.376.541,68 euros. Pero la entidad afronta muchos otros retos, a los que hace un repaso su presidente, Antonio Corripio.

-Presentarán a los socios un superávit del año pasado de 118.000 euros. ¿Cómo lo han logrado?

-Es el resultado de una gestión eficiente de los recursos, el nuevo modelo de gestión que estamos implantando en el club. Pero es un beneficio coyuntural y nos lo tomamos con cautela.

-Este año se quedarán sin la principal fuente de ingresos, como son las cuotas de entrada de nuevos socios. ¿Cómo las suplirán?

-Debemos seguir generando nuevos ingresos y, sobre todo, ser eficaces. No supondrá recortes en los gastos, sino que llegamos a acuerdos con los proveedores beneficiosos para la sociedad. La situación económica es ahora mismo la de un club estable y con el futuro despejado, que es lo que nos importa. Lo que buscamos es que se mantenga el equilibrio, la estabilidad y la normalidad institucional.

-Y esa buena situación económica, a pesar de la reciente compra de la finca La Torriente...

-Fueron 1.115.000 euros más IVA. La clave del presupuesto es la estabilidad, a base de eficacia y eficiencia para mantener los servicios, e incluso algunos más, con niveles de mejora para mantener lo que pide el socio.

Una subida de cuotas

-Pero de lo que no se van a librar los grupistas es de una subida de cuotas...

-Se trata de una subida moderada. Oscila entre 45 céntimos y 1,69 euros al mes. Es moderada y necesaria para seguir manteniendo los servicios que se ofrecen a los socios.

-Pero los gastos aumentan. No en vano, ya tienen 320 empleados...

-Pero no todos a jornada completa. Hay muchos que tienen jornada de horas. Lo que hicimos fue regularizar a los monitores. La plantilla es el personal que había antes, los regularizados, los de las subcontratas que hicimos propios más unas quince personas que contratamos para los nuevos servicios de las sedes de Mareo y Begoña. La plantilla aumentó muy ligeramente y siempre vinculada a los nuevos servicios.

-¿Qué balance puede hacer de las actividades del año pasado?

-El balance deportivo, más allá de los resultados, es que el Grupo sigue en la doble línea de la competición y del deporte abierto a todos los socios. Pretendemos llevar adelante lo que nos marcan los estatutos de la entidad, que es el fomento de la práctica deportiva. Además, creemos que el club debe ser una sociedad inclusiva y tiene que dar cabida a todos los socios. Hemos hecho un proyecto piloto de una jornada de porte absolutamente inclusivo que fue todo un éxito.

-¿El Grupo es cien por cien accesible?

-No. Queremos mejorar las instalaciones y, dentro de ello, la accesibilidad. Hemos llegado a un acuerdo con Cocemfe para llevar adelante este proyecto en 2018 y 2019. Se trata de eliminar todas las barreras arquitectónicas de las cuatro sedes del club.

-También están potenciando el deporte con los más pequeños...

-Hay una escuela de educación física para que los niños que no están en algún equipo o sección prueben diferentes deportes. Es hasta los ocho años y ahora creamos la escuela olímpica para que puedan seguir al cumplir esa edad. También tenemos un campus de verano donde más de 2.000 niños practican deporte a la vez que están jugando. Además, hemos implantado unas becas, que este año son casi 80.000 euros, pero no solo valoran el resultado deportivo, sino también el académico.

-¿Cómo ha encajado en todo el conglomerado grupista la nueva sede de Mareo?

-En verano está a tope y se desahoga la sede de Las Mestas. En otoño e invierno los resultados no son tan buenos y hay que ver qué medidas se pueden tomar. Ahí está la escuela de pádel, el cross training, un circuito de correr, los bolos, tenis, etcétera. Se va consolidando poco a poco, pero tenemos que buscarle las fortalezas que tiene para dar una oferta más atractiva a los socios.

-¿Y la de Begoña?

-Estamos muy contentos de cómo funciona. Cada vez hay más demanda y este año se ha preparado una pequeña reforma para ampliar la zona de estudio y hacer una pequeña cafetería. La sección de billar funciona muy bien y se dan cursillos de pilates, yoga y patchwork, y están llenos. Podemos dar unos cursillos determinados, porque en Begoña no tenemos vestuarios ni duchas. También es donde damos las conferencias. Hasta ahora, la edad mínima para acceder era los 16 años, pero pensamos bajarla a los 14 por la alta demanda de chavales para ir a estudiar.

La nueva propiedad

-Con la finca La Torriente ya de su propiedad, ¿qué objetivos tienen para ella?

-La estamos limpiando para darle algún uso el verano. Pero lo importante es el plan director. Queremos que los socios nos expliquen cómo creen que debería ser el Grupo y qué necesidades podemos tener para acometer la reordenación de los espacios. Nos gustaría que no fuera un proyecto de una junta directiva, sino de todos los socios.

-¿Cómo está legalmente la compra de la finca?

-Hay que trasladar a los socios que no hay incertidumbres. La finca figura en el Registro de la Propiedad y en el Catastro a nombre del Grupo. Pagamos el precio acordado y los impuestos correspondientes, con lo que el Grupo tiene la propiedad y la posesión de forma pública. Pagamos 1.350.000 euros como operación sujeta a IVA, con lo que está totalmente culminada y liquidada.

-¿Qué hay de la posibilidad de comprar el Chas?

-Estamos esperando que nos aporten la documentación que les hemos pedido para trasladar a nuestros socios una oferta con la seguridad jurídica suficiente. Ya vimos lo que nos pasó con una operación absolutamente limpia como la de La Torriente... La del Chas todavía tiene flecos por aclarar, hay muchas incertidumbres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos