Un día como hoy el Sporting fichó a Ruud Gullit

Imagen trucada de un submarino en pleno muelle gijonés, a la altura de la punta Lequerica. / E. C.
Imagen trucada de un submarino en pleno muelle gijonés, a la altura de la punta Lequerica. / E. C.

EL COMERCIO buscó la sonrisa de los lectores durante años en el día de los inocentes, muy propicio para la llegada de cracks al Sporting

A. AUSÍN / P. ENTRIALGO GIJÓN.

«Un submarino nepalí arrastrado por las olas queda varado ante la punta Lequerica». Hoy se cumple medio siglo de esta singular 'noticia', con foto incluida, publicada por EL COMERCIO en el día de los inocentes, que este periódico celebró durante decenios con sus lectores. En este derroche de inventiva, impulsado largo tiempo por Francisco Carantoña, que veía en esta jornada un oportuno contrapunto a los rigores del quehacer diario, cabía absolutamente todo, en especial las noticias locales y deportivas.

El día de los inocentes no tuvo piedad de nada y se cargó literalmente elementos emblemáticos de la ciudad. Constató el derrumbe de parte del puente del Piles «sin que se conozcan las causas» en 1923. Notificó el derribo de San Pedro para extender una capa de cemento en 1956. Mostró el derribo del martillo de Capua en 1969. Y anunció el traslado de la Universidad Laboral a Miami, piedra a piedra, en 1982, al ser adquirida por «un multimillonario mexicano llamado Liborio Zapata casado con una española descendiente de Cabueñes, doña Begoña Menéndez». Hubo también noticias premonitorias, como el arranque de la obra de una playa artificial en El Rinconín en 1973 (luego se haría en Poniente) o la de un paso subterráneo para vehículos entre Rufo Rendueles y la avenida de El Molinón (luego se haría peatonal). Y también del reino animal: el hallazgo de un reptil de dos metros en Veranes (1966), el traslado de osos panda de Madrid a Isabel la Católica «por razones de salud» (1978) o la llegada de un barco con besugo, lubina y merluza a precios de ganga (1979).

El informe de Laudrup

Especial repercusión tuvo en la ciudadanía el aviso del Consistorio del «embargo urgente de televisores» a los morosos en el pago del impuesto de Circulación y Recogida de Basuras. Y nunca faltó un fichaje para el Sporting en tan señalado día. El mejor, el de Ruud Gullit en 1989 procedente del Milan, «dispuesto a jugar media hora en cada partido». Se advertía en la información no obstante de las «condiciones leoninas» del contrato, pues cobraría cinco millones de pesetas por alineación. En 1986 fichamos al uruguayo Rubén Paz y en 1993, al argentino Burruchaga. Entremedias, saltó otra liebre: «Laudrup recomienda a Nilsson para el F. C. Barcelona». La explicación: «El jugador danés informa a Cruyff de que es más educado que Stoichkov». Humor en oportunas dosis que pervive en la hemeroteca del decano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos