Un suicida frustrado permite descubrir un arsenal de armas sin licencia

Armas y munición hallados en el piso del detenido. / E. C.
Armas y munición hallados en el piso del detenido. / E. C.

La Policía detuvo a un mierense que presuntamente le vendió la pistola a un vecino de Gijón que pretendía quitarse la vida

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Amenazaba con suicidarse pegándose un tiro. Entró en razón, depuso su actitud y acabó confesando que había comprado la pistola a un hombre en cuyo domicilio fue localizado un auténtico arsenal. Agentes de la Unidad Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría de Gijón detuvieron a un vecino de Mieres de 49 años por un delito de tenencia ilícita de armas. Las ofertaba a través de una página de internet. Uno de sus clientes acabó por descubrirlo y finalmente se encuentra detenido en calabozos.

Tal y como aseguraron fuentes oficiales a través de un comunicado, «la investigación se inició con una llamada de una vecina de Gijón alertando de que su excuñado tenía intención de suicidarse «y que para dar crédito a su amenaza le estaba enviando mensajes de 'whatsapp' en los que mostraba una pistola que aseguraba que había comprado en León».

Los funcionarios de la UDEV «localizaron al presunto suicida sereno y animoso; explicó que había tenido un bajón anímico, pero que se había recuperado y desistía de sus propósitos de suicidarse». Los policías intervinieron el arma con que el que había amenazado con poner fin a su vida. Estaba cargada y amartillada, lista para ser utilizada. La pistola había sido manipulada y tenía el número de serie borrado. El individuo aseguró que la había comprado a través de una página de internet.

«Los trabajos policiales realizados para identificar al vendedor permitieron determinar que se trataba de un vecino de Mieres de 49 años, quien, en esa misma página, estaba ofertando la venta de venta de un revólver», señalaron desde la Comsiaría de la Policía Nacional.

Los investigadores establecieron un dispositivo para su localización, que se produjo finalmente en su lugar de residencia habitual. En el registro realizado en su piso y en el garaje, «hallaron armas para las que carecía de licencia, tampoco tenía guía de pertenencia». Quedó arrestado por un presunto delito de tenencia ilícita de armas.

En su declaración manifestó ser aficionado a las armas de fuego y tener escopetas reglamentadas, si bien también había comprado armas por internet que había intentado vender por la misma vía. Se desveló que vendió la pistola en Gijón al hombre que se quiso suicidar, a un precio de 1.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos